INICIO

Introducción Al Masaje Linfático

El drenaje linfático manual es una técnica especial de masaje que lo que hace es activar la circulación linfática subcutánea, fundamentalmente, y accionar el automatismo de vasos y ganglios linfáticos, para mejorar la eliminación de líquido intersticial y la linfa.

El drenaje se realiza en el sistema linfático superficial, por tanto la presión será menor que con un masaje deplectivo. La piel se estira porque el tejido linfático está unido al tejido conjuntivo.

El precursor de esta técnica fue Émil Vodder (1896 – 1986) y después se ha ido actualizando por diferentes autores siempre manteniendo las mismas bases generales del método de Vodder.

Se va a utilizar para cualquier tipo de edema y fundamentalmente en el linfedema en el que el masaje deplectivo estaría totalmente contraindicado porque podríamos provocar una fibrosis.

Émil y Estrid Vodder eran un matrimonio danés, que trabajaban en Cannes como fisioterapeutas. Trataban muchos pacientes ingleses afectados de problemas respiratorios infecciosos crónicos, en los que se pudo observar que un gran numero tenia los ganglios linfáticos del cuello hinchado y duro. Se le ocurrió masajear este ganglio y vio como los pacientes mejoraban.

Actualmente se incluye el DLM en un concepto más amplio que es KPE, que incluye vendajes compresivos, movilizaciones, cuidados de la piel y tratamiento postural

El sistema linfático está formado por una serie de órganos y un sistema tubular de vasos linfáticos.

En los órganos se forman linfocitos, mecanismo de defensa:

Médula ósea. Se forman las células sanguíneas, también linfocitos. En la cavidad de los huesos fundamentalmente costillas, cuerpos vertebrales, esternón y huesos cortos de pies y manos

Timo. Detrás del esternón. Se atrofia después de la pubertad. Influye en el desarrollo del sistema linfático.

Bazo. Filtra la sangre, la deposita y forma linfocitos, es depósito de hierro y actúa como órgano defensivo como los ganglios linfáticos.

Ganglios linfáticos

El sistema linfático se extiende por todo el organismo en forma de red, paralelo a los vasos sanguíneos y lleva el sentido de la circulación venosa

Los vasos linfáticos llevan la linfa que se forma en los tejidos hacia el sistema venoso, donde desemboca, concretamente en la base del cuello, en el ángulo entre las venas yugular interna y subclavia, llamado términos.

Este sistema se va adaptando a la cantidad de linfa que se forme de forma que frecuencia y amplitud de pulsaciones de los linfangiones aumenta a más linfa, por lo que cuando se alteran los equilibrios de Starling actúa de válvula de seguridad o mecanismo compensador (mantiene la homeostasis y actúa como mecanismo de defensa):

Canales prelinfáticos. Nos son vasos porque no tienen ni forma ni capa endotelial, pero conducen el líquido intersticial o prelinfa hacia los capilares linfáticos. Son pequeños canales entre las fibras y la sustancia fundamental del tejido conjuntivo que se encuentra entre los diferentes tejidos orgánicos y por donde se mueve la prelinfa.

Capilares linfáticos. Son el inicio del sistema linfático vascular. Se llaman también vasos linfáticos iniciales. Están presentes por todo el organismo, excepto en sustancia ósea, cartílago, pelos, uñas y sistema nervioso central. Comienzan en forma de saco ciego o tubo cerrado y se van uniendo como los dedos de un guante, para dar lugar a los vasos colectores. Se intercomunican formando una red tubular.

Tienen una capa de células endoteliales, dispuestas en una sola capa y carecen de membrana basal que les de solidez, cuyos bordes están superpuestos. En reposo están más o menos inactivos.

Los bordes libres de estas células están unidos a las fibras del tejido conjuntivo mediante unos filamentos de ácido hialurónico.

Normalmente se forma 1-2 litros de linfa, si esta cantidad aumenta los bordes libres ceden para que entre liquido y los bordes sujetos se mantienen firmes. Este mecanismo de apertura se llama swinging flaps. Entra mucha linfa y partículas de gran tamaño como proteínas etc., que no podrían salir de otro modo de los tejidos. Estos finos capilares se comunican con lo precolectores linfáticos formando una red y que ya presentan válvulas dando lugar a los linfangiones o angiones linfáticos. (los capilares sanguíneos no tienen aberturas hacia su interior). Los filamentos constituyen pequeñas válvulas en la pared.

Precolectores, colectores y angiones linfáticos.

Conectados a la red capilar están los precolectores linfáticos con función parecida a los capilares y que comunican con vasos de mayor calibre que son los colectores linfáticos. Ambos poseen válvulas para que la linfa solo circule en un sentido. Los colectores aferentes llevan la linfa desde los capilares hasta los ganglios. Se caracterizan por tener válvulas que delimitan los angiones o linfangiones.

A la salida del ganglio se encuentran los colectores eferentes que también tienen válvulas.