INICIO

.

Posibilidades Del Reiki

La iniciación en el Grado I nos capacita para suministrar Reiki a otras personas por vía directa.

Para ello es necesaria la presencia física del receptor.

El Grado I también es la premisa para la imposición del Reiki en la propia persona.

Los Chakras son el acceso directo a nuestros centros de energía.

Un tratamiento de Chakras siempre es conveniente cuando no existe un cuadro clínico concreto de la enfermedad y cuando solo se desea “cargar” energía. Pero también son el centro y el “puesto de distribución” de enfermedades que están descriptas en el listado de enfermedades psíquicas y físicas. En los distintos cuadros clínicos se tratan además directamente las partes del cuerpo o los órganos que duelen o que están lastimados.

Con el Grado II se adquiere la capacidad de otorgar Reiki mentalmente y en este caso no revisten importancia ni el tiempo ni el ambiente. Con el receptor puede convenirse una fecha en la cual “se enviará” Reiki. La experiencia demostró que el receptor siente claramente durante cuánto tiempo y con cuánta intensidad fluye la energía.

Solo debe suministrarse Reiki a la persona que así lo desea.

Pero, si tenemos la convicción de que un ser necesita ayuda, también está permitido ayudar mentalmente con Reiki sin una expresa conformidad.

Esta persona inconscientemente se decidirá a aceptar o no esta energía. La energía Reiki no se restringe solamente a los seres humanos. Puede ser transmitida a animales y a plantas.

Tenemos la capacidad mental de cargar el ambiente de las habitaciones con energía positiva; lo que es beneficioso en situaciones de estrés, como exámenes, citaciones judiciales, transacciones comerciales u operaciones.

Los tratamientos Reiki pueden estar unidos a reacciones emocionales muy fuertes. No debe interrumpirse el tratamiento aun si la persona tratada comienza a llorar o a reirse.