Efectos Del Masaje

EL EFECTO SOBRE LA LINFA

Se deriva de que el nacimiento de los vasos linfáticos está a nivel cutáneo, por lo que la estimulación de la piel con el masaje, estimula y acelera la circulación linfática y su efecto de drenaje. De todos modos, es conocido el efecto positivo sobre los linfedemas posteriores a una mastectomía.

La linfa puede moverse en cualquier dirección en los capilares y plexos linfáticos de la piel y tejido subcutáneo: su movimiento depende de las fuerzas extrínsecas al sistema linfático, como la gravedad, la contracción muscular, el movimiento pasivo o el masaje. El masaje además estimulará y aumentará la contracción muscular.

A NIVEL DEL SISTEMA NERVIOSO

No podemos demostrar que el masaje pueda estimular a un nervio lesionado o seccionado (denervado), pero sí surte efecto cuando existen paresias o hipotrofias musculares, debido a debilidades de algún nervio, pues parece ser que al estimular los músculos afectados que dependen del nervio en cuestión, también dicho nervio sufre un proceso de reactivación.

El contacto con los receptores nerviosos cutáneos que se produce durante el masaje da lugar a una reacción desde la piel, siguiendo las raíces sensitivas, hasta la médula espinal, de aquí al área sensitiva cerebral a través de los fascículos medulares específicos, y esto nos va a producir una respuesta desde el área motora que, por vía contraria llegará a los grupos musculares adyacentes dando lugar a contracción o relajación según haya sido la maniobra empleada:

Unos pases magnéticos producen relajación. Una percusión produce tonificación. Un amasamiento lento produce relajación. Un amasamiento rápido produce tonificación.

El segundo efecto del masaje parece ser, aunque todavía no está demostrado, que estimula la fabricación de unas sustancias llamadas endorfinas, al igual que en la acupuntura, y cuyo efecto es el de antiinflamatorio y analgésico.