¿Cuando No Dar Masaje Deportivo?

En algunas circunstancias no es aconsejable el dar un masaje deportivo, ya que esto podría causar más mal que bien, complicando las cosas; por ejemplo reducción del rendimiento físico, liberación de tóxicos o el agravamiento de una lesión.

Ante todo pregunte siempre al cliente.

Casi siempre se debería trabajar en áreas externas al núcleo del problema. Si un deportista muestra por ejemplo una quemazón o hematoma en el pie, aplícale masaje en la zona del empeine y en los lados del pie. No apliques el masaje si tienes alguna duda.

Si te encuentras con algún problema díselo al cliente para que acuda al especialista; es el caso de muchos deportistas que están tan concentrados en las competición, que no se dan cuenta cuando tienen una lesión en su cuerpo (ampollas por ejemplo), y de que deben acudir al médico. Su cuerpo esta tan lleno de adrenalina que le imposibilita el sentir molestia.

El masaje deportivo ayuda al cuerpo en algunos casos, otros no. No es la panacea ni la única forma de enfrentar las lesiones. Muchas veces no es la solución para algunas. Como parte de la ética del masajista debes darte cuenta de la situación y decirle al deportista de que busque la solución que más le favorezca.