A Tener En Cuenta

En una sesión de masaje hay que tener en cuenta todos los detalles, pues todos son importantes: masajista, paciente, lugar, tipo de masaje…

Masajista.

El masajista es una persona que trabaja muy en contacto con el paciente. El hecho de que nuestras manos toquen al paciente nos pone en una situación de mucha responsabilidad, por lo que no podemos tomarnos este trabajo como una tontería.

La actitud del masajista a de ser la de una persona responsable, discreta y disciplinada que muestra una gran tranquilidad y seriedad por su trabajo.

Es el primer punto de confianza con nuestro paciente. El lenguaje del masajista ha de ser pulcro y consciente. Hemos de pensar que muchas afecciones son producidas o agravadas por el estado emocional de una persona.

Una frase, o el saber escuchar puede ser determinante para nuestro éxito. La higiene también es muy importante.

Las manos son nuestra herramienta por lo que mantendremos unas manos limpias, a una temperatura agradable (no hay nada peor que unas manos frías), libres de anillos, pulseras, relojes, … y unas uñas limpias y cortas, lo contrario seria un estado de antirelajación.

En cuanto al resto del cuerpo mantendremos una presencia agradable. Usaremos una bata larga o pijama (bata corta y pantalón blanco) según el caso, y cuidaremos nuestra transpiración duchandonos cuantas veces sea necesario.

El calzado debe ser cómodo para poder trabajar de manera agradable. Una sensación de molestia puede afectar nuestro trabajo. Son recomendables las zapatillas ortopédicas con suela de goma (las de madera son incómodas).