INICIO

Sobre El Masaje Deportivo

No existe como propio, sino que un masaje a nivel deportivo debe ser la adaptación en las circunstancias específicas.

Hay que pensar en que según el deporte se trabajan más unos músculos que otros, y por ello el masaje se orientará más en unas zonas que en otras.

Por ejemplo:

- Fútbol ………..extremidades inferiores y lumbares

- Hípico ……….aductores y lumbares

- Natación……. espalda y extremidades

- Baloncesto… .extremidades inferiores

En cuanto al momento del deporte hay que distinguir:

- Precompetición

- Postcompetición

- Mantenimiento

1º Inmediatamente antes de un deporte, los músculos deben estar algo sueltos y además con un tono más aumentado, y por tanto el masaje será.

− Corto de tiempo

− Rápido en velocidad

Maniobras más indicadas:

− Fricción

− Amasamiento Digitopalmar

− Rodamiento

− Movilizaciones

− Percusiones

Hay que recordar que el masaje ha de ser un punto más del calentamiento, junto a los estiramientos, pero nunca por sí solo es calentamiento.

2º Después de una competición no deberíamos realizar masaje, ya que los músculos están calientes por el esfuerzo efectuado. Lo ideal sería una ducha o baño frío, para contraer la circulación muscular y conseguir de esta manera una limpieza de las toxinas formadas, lo que se llama un “lavado muscular”.

En caso de ser requeridos para hacer masaje, debemos efectuar maniobras suaves tipo amasamientos superficiales, vibraciones, roces, y con lubricantes fríos y en abundancia.

Pasadas 24 horas de una competición, el masaje es ideal para recobrar elasticidad, deshacer nudos musculares, zonas de miogelosis, y entonces efectuaremos las maniobras de acorde con lo que encontremos.

Diríamos que sería un masaje terapéutico, lento y sin percusiones.

3º El masaje de mantenimiento será un masaje completo, todas las maniobras posibles sobre la región tratada. Únicamente reforzaremos en duración el masaje en los grupos musculares que más van a sufrir en la práctica deportiva.

Las lesiones deportivas serán lesiones igual que fueran realizadas en la vida normal, por lo que el tratamiento será el mismo ya expuesto.

Por último hay que recordar que una musculatura deportiva será más fácil de recuperar que la de una persona sin práctica deportiva.

El único deporte que necesita masaje antes y después de la competición, y siempre con aceite como lubricante es el ciclismo, debido al elevado número de horas y del gran esfuerzo muscular realizado.