INICIO

.

¿Que Es La Inflamación Aguda?

Es una reacción de nuestro organismo frente a una agresión externa o interna.

Cuando por causa de un agente externo o interno se produce una inflamación en el cuerpo humano, se forman unos cambios a nivel de la zona afectada, que dan lugar a los signos típicos de cualquier inflamación:

Calor, hay un aumento del aflujo arterial y una disminución o enlentecimiento del reflujo venoso y por consiguiente aumenta la cantidad de sangre acumulada en este lugar, aumentando, por tanto la temperatura de aquella zona, provocando calor.

Además este mismo aumento de sangre intensifica el color de dicha zona y, por tanto adquiere el de rojizo, característica de cualquier inflamación.

El aumento en la cantidad de sangre, produce un problema de espacio y se comprimen los pequeños filetes nerviosos, con lo que dará lugar a un tercer signo de la inflamación, que es el dolor.

Todo ello, hace que aumente de volumen la zona inflamada y de aquí, se producirá una Tumefacción, otro signo de la inflamación. Si, además, la inflamación se da en una articulación, todas estas señales, dan lugar a una Impotencia funcional, es decir, a una impotencia o imposibilidad para efectuar la acción correspondiente de la articulación.

Así pues y, resumiendo, cuando en el organismo se produce una inflamación, aparecen unas señales o signos característicos que son:

- Calor

- Color

- Dolor

- Tumor o Tumefacción

- Impotencia funcional

En caso de cualquier inflamación aguda, está contraindicado totalmente el masaje en aquella zona, ya que produciríamos mayor dolor y mayor inflamación, pero sí puede efectuarse en las zonas adyacentes.

En las llamadas inflamaciones crónicas, tan solo hay dolor y crepitación, y existe falta de circulación, por lo que no es una contraindicación y en cambio el masaje siempre será muy efectivo.