Masaje Y Artrosis

Una de las enfermedades reumáticas más frecuentes, a partir de los 40 años, es sin duda alguna la ARTROSIS.

Podemos decir que ésta consiste en un desgaste acentuado prematuramente a nivel del cartílago articular de cualquier articulación, lo que facilita el desgaste de éstas.

Esta enfermedad produce siempre una contractura muscular adyacente que, en muchas ocasiones dará lugar a mayor dolor que el que pueda provocar en sí el propio desgaste.

El masaje pues en estos casos, debe remitirse a reducir la contractura muscular de la zona afecta, y por tanto las manipulaciones fundamentales serán los amasamientos.

Todas aquellas manipulaciones, como las presiones y movilizaciones si producen dolor por una sensibilidad importante del paciente, no están indicadas, pero si las manipulaciones las hemos efectuado sin dolor, entonces sí están indicadas.

Decimos esto ya que no depende la intensidad del masaje de la artrosis, pues algunas artrosis leves o iniciales, pueden doler más que otras más acentuadas y, por tanto, la intensidad así como la variedad de las manipulaciones, nos lo dirá la sensibilidad del paciente ante el masaje.

La tabla de manipulaciones será la normal, para aquella región donde se tenga que efectuar, pero intensificando la duración de los amasamientos, como ya hemos dicho anteriormente.