Manipulaciones

PASES MAGNÉTICOS SEDANTES

Es la primera y última maniobra de todo quiromasaje.

Se efectúa con la yema de todos los dedos de forma muy suave, casi sin tocar, sobre la zona que vamos a masajear, alternando las manos y como si quisiéramos dormir la región, muy lentamente. Si el silencio es muy importante en un masaje, mucho más lo es en esta maniobra. El efecto al realizar un pase tan suave es que se estimulan receptores nerviosos cutáneos y producen una relajación muscular más profunda.

Sirve pues para preparar la zona para efectuar las siguientes maniobras.

Según la zona, así deberemos ejecutar los pases:

En las extremidades inferiores y superiores los haremos desde la raíz hasta los extremos, en dirección centrífuga.

En el tórax, desde la clavícula hacia abajo y desde el esternón hacia los lados, siguiendo las costillas.

En la espalda, desde la columna vertebral, hacia los lados.

En el cuello, desde el occipucio, hacia los hombros.

En la cabeza, desde la frente, hacia el occipucio.

En la cara, desde la línea media hacia las orejas.

Hay tratamientos específicos que pueden tratarse con esta manipulación, como por ejemplo en los pacientes que sufren de insomnio, realizándolos precisamente en la espalda y centrándose en especial manera en la columna vertebral.

VACIAJE VENOSO

Consiste esta manipulación en pasar la palma de la mano por la zona que vamos a tratar, procurando con ello una disminución del contenido sanguíneo en las venas, adaptándose por completo a la superficie de la zona a tratar del paciente.

Haciendo estos vaciajes venosos, lo que procuramos con ello es evitar el que se produzcan hematomas o morados al realizar posteriormente las siguientes manipulaciones de quiromasaje.

La velocidad de ejecución ha de ser lenta, ya que si se hace el movimiento rápido podría producirse acumulación de la sangre en un punto determinado, con lo cual corremos el riesgo de producir petequias o hemorragias cutáneas.

No debe ser profundo, sino superficial, resbalando sobre la zona.

Es muy importante la dirección de esta manipulación en distintas regiones del cuerpo.

En la cara: el quiromasajista se colocará detrás del paciente de manera que la cabeza de este pueda apoyarse sobre el pecho del operador, quien empezará por la:

- frente: desde el centro hacia las sienes.

- nariz: desde su borde anterior, hasta su base.

- labios: desde el centro, hasta las comisuras.

- cuello: desde el anterior, hacia la parte posterior lateralmente.

- espalda: de columna vertebral a laterales, y de la nuca hasta el sacro.

- cervical: desde el occipucio hacia los hombros.

- hombros: desde el cuello hacia los brazos y omóplatos.

- regiones dorsal y lumbosacra: desde la columna hacia los lados.

- extremidades: desde la yema de los dedos hacia la raíz de las extremidades. Normalmente durante el masaje se efectúan unas tres veces y siempre que sea necesario para evitar hiperemias.

AMASAMIENTO DIGITAL:

Puede considerarse este amasamiento como uno de los más importantes dentro del Quiromasaje, ya que interviene en todos los tratamientos de éste, por pequeña que sea la zona.

Puede trabajarse con todos los dedos, o con uno solamente, depende de la zona donde debamos operar.

Consiste este amasamiento en efectuar pequeños círculos con las yemas de todos los dedos. Estos pequeños círculos son independientes los unos de los otros, es decir, cada dedo realiza su círculo correspondiente.

Amasamiento digital sobre los párpados

La mano ha de colocarse en forma cóncava, de manera que solamente toquen al paciente las yemas de los dedos, y los dedos ligeramente flexionados y separados prudencialmente.

La finalidad de esta manipulación es la de enriquecer la zona tratada con el riego sanguíneo, ya que al amasar la musculatura procuramos una mayor afluencia de sangre y nutrimos mejor la región tratada.

Cualquier alteración, sea de tipo nervioso, postural, reumático, etc. produce un aumento del tono muscular por encima del nivel máximo, apareciendo lo que llamamos contractura.

Los amasamientos servirán para disminuir la contractura y por tanto mejorar el dolor, amasando las fibras musculares y dándoles mayor circulación y por tanto elasticidad. Se realiza con las dos manos y de forma alternada.

AMASAMIENTO DIGITOPALMAR

Este amasamiento se realiza con la palma de la mano y con el dedo pulgar especialmente, todo bien adherido a la musculatura y sin levantar la mano para nada, vamos ascendiendo o descendiendo por la zona tratada, estrujando la musculatura y soltándola. Avanza el dedo pulgar y arrastra hacia la palma de la mano la porción de musculatura que nos interesa trabajar.

La finalidad de esta manipulación es la de estrujar el músculo como si de una esponja se tratara, para que al extraer la sangre que hay en esa porción muscular y al soltarla, acuda sangre nueva y la nutra.

También se efectúa este amasamiento alternando una mano seguida de la otra, nunca las dos a la vez, como todas las maniobras.

Hemos de tener en cuenta la zona que vamos a tratar, es decir, no podemos realizar el amasamiento siempre con la misma intensidad. Hay zonas que requieren una intensidad superficial y otras zonas las necesitan más intensa, según los grupos musculares que estén implicados en ella.

AMASAMIENTO NUDILLAR

Manipulación que se efectúa con el pulpejo del dedo pulgar y el lateral adyacente del dedo índice, flexionando en forma de gatillo. Entre ambos dedos se forma una especie de pellizco sin soltar para nada la región muscular amasada.

Este pedazo de músculo que estamos amasando, justo en el momento de máxima presión, ha de quedar como la forma de una ESE.

La finalidad de esta manipulación, es semejante a la del amasamiento dígito-palmar, pero esta es mucho más precisa que la anterior, ya que se realiza amasando pequeñas porciones de músculo.

Al amasar, hacemos que la sangre salga de ese pedazo muscular y al soltarlo para amasar el pedazo siguiente, hacemos que entre sangre nueva oxigenada y alimente la región tratada.

Se aplica en cualquier lugar del cuerpo, muy especialmente sobre la columna vertebral, para poder trabajar sobre las apófisis espinosas de las vértebras.

AMASAMIENTO NUDILLAR TOTAL

Es igual que el amasamiento nudillar, pero empleando todos los dedos de las manos, apoyando la segunda falange, procurando pasar la masa muscular entre los nudillos de los dedos.

Amasamiento nudillar total aplicado en la espalda.

Es una manipulación que se realiza en piernas muy carnosas y muy especialmente en la espalda y extremidades.