Las Varices

Las varices son dilataciones de las venas, llegando a torcerse y adoptar formas extrañas, provocando por consiguiente una disminución de la circulación de retorno, con las consiguientes consecuencias. Según las venas afectadas, sean de la circulación venosa, superficial o profunda, hablamos de varices externas o internas, aunque hoy en día se habla más de insuficiencia venosa que de varices internas.

En el caso de insuficiencia venosa, el masaje debe aplicarse con cierta profundidad, para producir una mayor contracción muscular.

Las maniobras más apropiadas serán:

- Pases Magnéticos Sedantes

- Vaciaje Venoso

- Amasamientos

- Fricción

- Rodamiento Muscular

- Movilizaciones

- Movimientos Alternados de pies de Vaivén

- Movimientos de Relajación (calcáneo – pie)

En el interior de las varices y debido al enlentecimiento de la sangre, se forman verdaderos coágulos, que reciben el nombre de Trombos y que pueden dar lugar a complicaciones importantes.

Estos trombos, muchas veces visibles, no deben trabajarse nunca por el peligro de desprenderlos. Nunca debe hacerse el amasamiento pulpopulgar encima de los trombos.

Si las varices afectan con cierta intensidad a la circulación, aparecen unos síntomas típicos en estos casos, como son: hinchazón, pesadez, quemazón, prurito, dolores e incluso calambres.

En estos casos más avanzados, cambia la coloración de la piel y adopta una tonalidad más oscura, incluso violácea, hasta en grados más importantes, salir incluso llagas o úlceras cutáneas, que reciben el nombre de, úlceras varicosas.

Una de las complicaciones de las varices es la posible inflamación de aquella zona, es decir una Flebitis, pero al ser inflamación, entra dentro del grupo de contraindicaciones, por ella misma. El masaje, en estos casos de varices, debe hacerse superficial, y las manipulaciones, serán las siguientes:

- Pases Magnéticos Sedantes

- Vaciaje Venoso

- Amasamiento Digital (suave alrededor de ellas)

- Vaciaje Venoso

- Movilizaciones (tobillo, rodilla y cadera)

- Vaciaje Venoso

- Amasamiento Digital

- Vaciaje Venoso

- Tecleteo

- Pases Magnéticos Sedantes.

En las varices de las embarazadas, debe hacerse masaje, especialmente en los últimos tres meses del embarazo, ya que es cuando más se acentúan.