INICIO

.

Hemorragia Y Masaje

La definición de hemorragia es la salida de sangre fuera de los vasos sanguíneos que la contienen.

Las causas de hemorragias son múltiples y variadas, aunque aquí nos referiremos a las más comunes:

Menstruales:

El efectuar masaje durante la menstruación especialmente en las extremidades inferiores y en el abdomen, puede dar lugar a un aumento de la cantidad de la regla y, por tanto es conveniente, los dos primeros días de dicho período, abstenerse de hacerlo.

Embarazo:

Si las hemorragias son durante el embarazo, está absolutamente prohibido el efectuar cualquier tipo de masaje, ya que podría haber peligro de aborto.

Post parto:

Como ya se vio en el apartado correspondiente, es preferible esperar a que haya pasado el período de la llamada “cuarentena”, es decir el puerperio, para hacer masaje, aunque esto no impide que se pueda hacer masaje en los brazos y la espalda, zona superior.

Enfermedades hemorrágicas:

Existen ciertas enfermedades que cursan con hemorragias, sea pequeñas (petequias) a nivel de la piel, o bien grandes (hematomas) o bien hayan hemorragias internas o externas, sea la enfermedad de cualquier etiología y, en ejemplo, puede ser una avitaminosis, anemia, leucemia, etc., y por tanto, en estos casos estará contraindicado el efectuar masaje, hasta que el médico haya podido curar el proceso causante.

Sin embargo es conveniente saber que en ciertas ocasiones de enfermedades graves, como pueden ser ciertos tipos de leucemia y, en fases finales, para conseguir un efecto psicológico, es requerido el masajista para aliviar los dolores óseos o musculares que sufren estos pacientes y, por ello, sí puede y debe de hacerse masaje, aunque sean unas simples manipulaciones suaves y superficiales.