INICIO

¿Cómo Usar El Hielo En El Masaje?

El uso del frío y del hielo en particular, ha supuesto una gran ayuda en la recuperación de las lesiones, ya que acorta el proceso inflamatorio agudo.

Al existir una inflamación aguda, precisamos la aplicación de frío, ya que disminuimos el metabolismo de los tejidos, y por consiguiente, la respuesta inflamatoria y sus signos de calor y dolor.

Una forma práctica de usar el frío es el hielo, ya que actúa de dos formas:

- Anestésico

- Antiinflamatorio.

Ahora bien, hay dos formas de usar el hielo, aplicarlo y dejarlo puesto, o efectuar un masaje con hielo. La aplicación local puede hacerse a través de hielo triturado, bolsas de hielo, etc. Debe aplicarse sobre la zona afectada y durante unos 15 – 20 minutos cada hora.

La primera sensación será dolorosa pero rápidamente encontraremos alivio en el dolor y la reacción inflamatoria local.

En caso de aplicar el hielo más de 20 minutos hay que tener la precaución de colocar un paño fino entre el hielo y la piel para evitar la posible quemadura. En el mercado comercial existen bolsas de un solo uso, bolsas reciclables, etc., que nos facilitarán su aplicación.

Otra forma de aplicar el hielo es en forma de masaje, para lo que usaremos el hielo en forma de cúbito o como tipo polo. Debe efectuarse forma circular, y sobre los músculos longitudinalmente. durante 5 -10 minutos y no olvidar una toallita para secar el agua que se vaya formando.

Sobre los puntos de dolor se aplicará de forma circular, y sobre los músculos Siempre se efectúa de intensidad superficial a más profunda progresivamente.

Cuando aplicamos hielo, el efecto a los dos minutos es de un enrojecimiento de la zona tras la palidez inicial. Esto nos explicará que ya obtenemos resultado a nivel interno, y que el efecto nos durará de tres a cinco horas sea en bolsas o en cubitos.

Las aplicaciones de hielo pueden efectuarse varias veces al día en los casos agudos. No es conveniente su aplicación antes de un masaje, ya que por la analgesia producida no sabremos después si la técnica de masaje empleada seria superficial o profunda.

Sin embargo, y cuando se efectúan los masajes dolorosos, sí es eficaz la aplicación de hielo posterior.

La aplicación del hielo es fundamental ante todo tipo de traumatismo (contusión, esguince, etc.), en los que aparezca reacción inflamatoria aguda. Como preventivo, en estos casos de contusiones, es importante su uso y evitamos derrames serosos o hemáticos.

Indicaciones del Hielo:

− Contusiones.

− Espasmos.

− Esguinces.

− Hematomas.

− Bursitis.

− Procesos inflamatorios agudos.

− Antes de una rehabilitación.

Contraindicaciones del Hielo:

− Problemas cardíacos.

− Isquemias arteriales.

En el maletín de un quiromasajista no debe nunca olvidarse la bolsa de hielo para cualquier emergencia.

Baños Alternos:

Los baños alternados consisten en la aplicación de forma alterna de un baño con agua caliente seguido de uno frío y repetir de nuevo varias veces.

Normalmente se efectúa tres minutos de baño caliente por uno de frío, y así sucesivamente hasta unos 10-12 minutos en total, terminando siempre con frío y a continuación secarse bien.

En rehabilitación deportiva los baños pueden efectuarse también de 1 minuto caliente y 15 segundos frío, alternados hasta unos 10-12 minutos.

El efecto en procesos crónicos (tendinitis, artrosis, etc.), es vigoroso y nos ayudará a ganar elasticidad, ya que habremos realizado una gran estimulación del metabolismo y una buena limpieza muscular.

Todas éstas técnicas pueden efectuarse antes ó después del masaje, aunque quizá para mayor comodidad nuestra solemos recomendarlas después del quiromasaje, ya que la hiperemia producida nos será más incomodo trabajar con ella. Para potenciar el efecto del calor puede añadirse en el agua caliente sal marina.

Consideramos agua fría, en invierno la del grifo, y en verano la de la nevera o bien agua con cubitos de hielo.