¿Cómo Hacer Un Buen Quiromasaje?

HIGIENE

Tanto por parte del quiromasajista como del paciente.

Las manos del quiromasajista deben limpiarse antes y después de cada sesión, las uñas cortas, bata o vestimenta cómoda y con los brazos descubiertos para evitar el roce con la piel.

La zona que vamos a masajear debe estar limpia, incluso si es preciso pasaremos un algodón con alcohol antes de empezar.

HABITACIÓN

Debe tener como elemento imprescindible una camilla, a ser posible de tres cuerpos, con los extremos que puedan subir o bajar.

Un rulo de apoyo será muy útil para camilla de tres cuerpos independientes con rulo para el trabajo en las extremidades inferiores y agujero facial.

Una sábana o toalla en cada sesión y procurar que la habitación esté bien ventilada.

Una luz suave, que invite a relajarse, colores suaves en las paredes, siendo ideal el tono pastel y música apropiada para encontrarse a gusto, no demasiado fuerte, ya que nos ayudará tanto a la concentración del quiromasajista como a la relajación del paciente.

SILENCIO

No debe hablarse durante el masaje, ya que el silencio ayuda a una buena concentración. Debe preguntarse antes de empezar el porqué del masaje, la existencia de algún dolor o zona dolorida, etc. Igualmente las únicas preguntas durante el tratamiento es si se produce algún dolor, si lo nota suave o demasiado profundo, pero nada más.

Es importante pues estos cinco minutos antes y también después para saber como le ha ido al paciente y cuidar algo tan importante como es el trato humano.

El sentirse comprendido y protegido por parte del masajista facilita y aumenta el efecto positivo de cualquier masaje.

POSTURA DEL PACIENTE

Hay que buscar para cada tratamiento una postura cómoda y adecuada con el fin de encontrar un mejor resultado.

Por ello la postura varía según la zona que vayamos a trabajar, por ejemplo:

- masaje de espalda:

- decúbito prono, con los brazos apoyados en la camilla y piernas ligeramente levantadas.

- masaje de abdomen:

- decúbito supino, con el tronco y extremidades inferiores ligera-mente levantados.

Para trabajar cualquier extremidad debe hacerse por las dos caras y apoyando siempre las partes distales (manos y pies).

POSTURA DEL QUIROMASAJISTA

La postura en el trabajo es muy importante en cualquier profesión, ya que debido al elevado número de horas en las que trabajamos, una mala posición influye en que con el tiempo se resientan algunas zonas de nuestro cuerpo y sobre todo de la columna. Así es sabido que el dependiente sobrecarga la circulación de las extremidades inferiores, y el trabajo con ordenadores la vista y las cervicales.

Para que el quiromasajista no reciba las fuerzas de su posición hacia la columna vertebral, debe estar con la extremidad más cercana a la camilla hacia delante, y así evitar la rotación de la zona lumbar.

El otro aspecto de su postura será la de no flexionar demasiado la columna, es decir la espalda debemos mantenerla lo más erguida posible. Esto lo solucionamos usando una camilla que nos llegue a la altura de la cabeza del fémur.

LUBRICANTES

Aunque un buen quiromasajista debe saber efectuar un masaje en seco, debe utilizar sustancias como lubrificantes para que los dedos resbalen y pueda profundizarse más, hay tres tipos clásicos:

- leche de masaje,

- aceite de almendras, oliva o coco.

Otras sustancias menos usadas, pero siempre útiles, son el jabón y la glicerina.

Un buen lubricante ha de ser sencillo en su composición, no alérgico, barato en su coste, y que permita que los dedos se deslicen bien.

Después existen cremas o aceites esenciales con fines terapéuticos :

- circulación: menta, salvia

- relajante: lavanda, melisa

- antidoloroso: mentol, romero, harpagofito,

- rubefacción: caléndula, salvia, Alóe Vera

Son productos para usar después del masaje a nivel puntual

ORDEN Y TIEMPO

El orden de las maniobras de un quiromasaje será el de exploración con los dedos (para detectar zonas de miogelosis, de dolor, contracturas, etc.), amasamientos, percusiones, desbloqueos, etc.

Y el orden de un quiromasaje general, aunque puede ser cualquiera, de cara a lograr un óptimo efecto es bueno empezar por la cabeza y cara, seguido de tórax y abdomen.