INICIO

.

Arterioesclerosis

Consiste dicha enfermedad en un envejecimiento prematuro de las arterias que sufren un proceso de esclerosis y, además una disminución del calibre y de la elasticidad. Los síntomas son muy diversos, y dependen de las arterias afectadas y por tanto pueden dar lugar a distintas complicaciones.

El ser humano sufre a partir de los 40 años, un proceso progresivo de envejecimiento general, lógicamente durante unos años de una forma muy lenta, para acentuarse después de los 60 años, sin embargo en ciertos casos y debido a varios factores, como son la obesidad, hipertensión, diabetes, alimentación desequilibrada, colesterol, etc., este envejecimiento de las arterias se acelera.

Así por tanto, ya que el masaje aumenta la intensidad de la circulación, en cualquier caso de afectación arterial, es conveniente efectuar masaje general, ya que estimulando la circulación venosa, podemos mejorar la circulación arterial. Un tipo de afectación muy frecuente es la isquemia en las extremidades inferiores y es muy positivo el efectuar masaje, especialmente el amasamiento digitopalmar, el rodamiento y los roces.

Estas personas tienen un síntoma, que recibe el nombre de claudicación intermitente, que consiste en que después de andar unos ciertos pasos, al no recibir el músculo sangre arterial, les sobreviene un dolor intenso, y deben de parar durante unos segundos, para con el reposo volver a acentuar la circulación y seguir caminando.

Pues bien, con el masaje es fácil preguntar cuanto tiempo tarda en aparecer este síntoma, para observar así la mejoría. Cuando las arterias han llegado a un calibre muy pequeño, pueden dar lugar a infartos, trombosis, etc., pero en todos estos casos puede hacerse masaje.

En los casos de Trombosis, Embolias o Hemorragias cerebrales, aparte del tratamiento médico adecuado, la pronta rehabilitación y el tratamiento de masajes, puede ayudar a la mejoría del paciente. En todos estos casos, debe hacerse el masaje de dos a tres veces por persona.

La base de este tratamiento, está en aumentar el flujo sanguíneo a nivel muscular periférico, la llamada circulación colateral, para suplir el defecto de riego sanguíneo.