INICIO

Metodos De Extención Articulatoria

El método de extensión se aplicará para tratar un mal funcionamiento articulatorio y servirá para devolverle la extensión normal. Se trata de una técnica de manipulación pasiva.

Antes de aplicarla se estudiará detenidamente el grado de extensión a que puede ser sometida la articulación. La fuerza que se ejerce debe ser lenta, uniforme y contínua con el fin de proporcionar el grado de extensión adecuado.

En general, el paciente no deberá sentir ningún dolor. Hay que evitar aplicar una fuerza brusca o una extensión violenta. El grado de extensión irá aumentado paulatinamente. Durante el masaje, masajista y paciente deberán estar correctamente colocados. Las técnicas de uso más frecuente son el método de extensión del hombro y el método de extensión del codo.

a) Método de extensión del hombro:

El paciente deberá estar sentado y el practicante a su lado, semi-agachado y con las piernas abiertas a modo de jinete.

El miembro afectado reposa sobre la parte superior del cuello del masajista, con el codo reposando sobre su hombro. El masajista se irá levantando lentamente provocando la abducción de los músculos del hombro del paciente y devolviéndolos a su posición correcta.

Se mantendrá en esta posición durante 2-3 minutos antes de dejar que el hombro del paciente vuelva a su posición inicial. Después de un breve descanso se repetirá el ejercicio, pero esta vez, el masajista se levantará un poco más sin forzar la extensión. El ejercicio se repetirá 3-5 veces.

b) Método de extensión del codo:

Aquí practicante y paciente se sentarán uno enfrente del otro. El practicante sostendrá el codo del brazo afectado con la mano mientras que el paciente encajará la suya debajo de la axila del practicante, La otra mano del masajista se apoyará sobre el hombro afectado.

Al empujar el hombro hacia adelante, el codo del paciente se eleva y se extiende la articulación. El grado de fuerza y extensión dependerá de cada caso, pero deberá evitarse ejercer una fuerza brusca.