Masaje Y VIH/SIDA

La pandemia del VIH/SIDA sigue devastando comunidades en todas partes del mundo. El impacto del virus sobre la salud y el desarrollo socioeconómico en muchos países es enorme. Es muy importante que cada persona sepa cómo se transmite el virus, y cómo no se transmite, cómo puede evitar su transmisión y mitigar los efectos del VIH y del SIDA.

Las Directrices sobre los primeros auxilios y el VIH/SIDA abordan la preocupación que causa la posibilidad de contagio del virus en las situaciones en que se prestan primeros auxilios, y sugieren medidas preventivas y prácticas de higiene.

Los masajistas deben seguir las recomendaciones para reducir el riesgo de contraer infecciones sin perjuicio de seguir brindando atención a todos sin discriminación. Las principales vías de contagio del virus son los contactos sexuales sin protección y algunos comportamientos de alto riesgo.

Vías de transmisión del VIH:

■ a través de la sangre y derivados de la sangre, otros fluidos corporales y órganos transplantados que contienen el virus;

■ de la madre portadora de VIH a su hijo durante el embarazo, o el parto o a través de la lactancia;

■ a través de relaciones sexuales sin protección con un portador de VIH (varón-mujer, mujer-varón, o varón-varón).

Usted es responsable no solamente de su propia protección, sino también de indicar a los demás cómo evitar la infección por el VIH.

Medidas

■ optar por la abstinencia – prescindir del sexo es lo más seguro;

■ insistir en las prácticas de sexo seguro a través del uso de condones.

El VIH no se transmite por:

■ la prestación de primeros auxilios cuando se siguen las prácticas de seguridad apropiadas;

■ contacto de la piel sana (sin lesiones) con sangre u otros fluidos corporales;

■ la donación de sangre si usted no es VIH positivo;

■ atender a personas con VIH/SIDA cuando se toman las precauciones adecuadas;

■ tocar, abrazar o estrechar las manos;

■ picaduras de mosquitos o de otros insectos;

■ tos o estornudos;

■ alimentos y agua;

■ aire;

■ retretes;

■ compartir vestimentas o ropa de cama;

■ nadar con una persona que tiene VIH/SIDA.

No olvide que:

■ Las personas VIH positivas pueden permanecer asintomáticas durante largo tiempo antes de desarrollar SIDA. No obstante, pueden contagiar a otras personas; por lo tanto, no intente adivinar quién puede estar infectado y quién no.

■ Las personas que viven con el VIH/SIDA tienen derecho a recibir primeros auxilios sin discriminación.

Medidas básicas de higiene:

■ Lave sus manos con agua y jabón antes e inmediatamente después de cada prestación de primeros auxilios. Si dispone de guantes para usar durante las tareas de primeros auxilios, deberá también lavarse las manos antes de ponérselos y después de descartarlos.

■ Evite el contacto con fluidos corporales siempre que sea posible. No toque objetos que puedan estar manchados con sangre u otros fluidos corporales. Sea especialmente prudente y tome medidas cautelares – especialmente use siempre guantes –.

■ Evite las lesiones al manipular, limpiar o eliminar instrumentos o dispositivos punzantes.

■ Cubra las heridas cortantes y rasguños con vendajes secos y limpios.

■ Las afecciones crónicas de la piel pueden provocar llagas abiertas en las manos. Las personas con esas afecciones deben evitar el contacto directo con una persona lesionada que esté sangrando o que presente heridas abiertas.

Áreas específicas de riesgo

1. Brindar ventilación respiratoria boca a boca (también llamada respiración boca a boca)

Este es un acto que puede salvar vidas y no se debe evitar por temor de contraer el VIH u otras infecciones. No se han comunicado casos de transmisión del VIH a través de la respiración boca a boca, pero si la persona lesionada está sangrando por la boca o si el masajista presenta llagas abiertas en la boca, se debe evitar el contacto directo con la sangre.

■ Use un paño o un pañuelo limpio, si lo tiene, para limpiar la sangre que pueda tener el herido en la boca y para despejar las vías respiratorias.

■ Aprenda a utilizar protectores para la cara o mascarillas durante la respiración boca a boca. En lo posible los kits de primeros auxilios deberían contener esos protectores o mascarillas, o los masajistas deberían llevar consigo sus propias mascarillas.

La falta de protectores para la cara o de mascarillas NO debería ser una razón para negarse a efectuar la respiración boca a boca.

2. Atención de personas que sangran, una hemorragia puede resultar fatal.

La persona que está sangrando necesita los servicios de primeros auxilios para detener la hemorragia.

■ Cuando sea posible, pida a la persona que sangra que presione sobre la herida por sí misma.

■ Si por cualquier razón la persona herida no puede detener la hemorragia, utilice un paño grueso, la tela de una prenda o cualquier otro material apropiado y limpio como barrera para detener la hemorragia y para evitar el contacto directo con la sangre. Si no puede aplicar un vendaje de compresión, o si éste no es eficaz, ejerza presión sobre la arteria principal, cerca de la herida.

Para reducir los riesgos de contraer enfermedades transmisibles durante los primeros auxilios es necesario adoptar medidas básicas de higiene y precauciones simples y obrar con sentido común

3. Contacto con la sangre de la víctima

■ Si se ha manchado las manos con sangre, láveselas cuidadosamente con agua y jabón lo antes posible.

■ Si se ha salpicado o manchado con sangre o fluidos corporales en otra parte del cuerpo –especialmente en los ojos –, lávela o vierta abundante agua sobre la misma.

■ Si se corta con cualquier objeto manchado con sangre, lave la herida cuidadosamente con agua y jabón y aplique un vendaje seco y limpio

Si teme haber estado en contacto con cualquier tipo de infección, busque consejo y asesoramiento médico y se efectúen las pruebas diagnósticas

4. Limpieza de la sangre derramada.

■ La sangre derramada debe limpiarse con materiales absorbentes, como paños, trapos, toallas de papel o aserrín. Estos materiales deben considerarse como desechos contaminados y puestos en bolsas plásticas para su destrucción o bien ser enterrados o quemados.

■ Seguidamente se debe lavar la superficie donde se derramó la sangre con un desinfectante (preferentemente hipoclorito de sodio, lejía doméstica diluida a razón de una medida de lejía por diez de agua para obtener una concentración de 0,1-0,5%), para desinfectar la superficie 1. Espere 10 a 15 minutos antes de enjuagar la superficie donde se derramó la sangre.

■ Utilice guantes de goma de uso general, guantes de uso doméstico de látex grueso o dos pares de guantes comunes para evitar el contacto con la sangre al limpiar las superficies donde ésta se derramó.

Después de utilizar los guantes, colóquelos en una bolsa de plástico para su destrucción.

■ Si no dispone de guantes, utilice cualquier material apropiado para evitar el contacto directo con la sangre.

Debe lavarse siempre las manos con agua y jabón después de limpiar sangre u otros fluidos corporales.

5. Lavado de ropa manchada con sangre.

Los paños o la ropa con manchas de sangre deben manipularse con extremo cuidado.

■ Utilice guantes de goma para uso general o guantes domésticos de látex grueso cuando tenga que manipular trapos o ropa manchados con sangre, que luego hay que eliminar debidamente, quemar o enterrar.

■ Cuando sea necesario lavar trapos o ropa manchados con sangre, use detergente y agua caliente (por lo menos a 70° Celsius) manteniéndolos en remojo durante por lo menos 25 minutos, o utilice agua más fría con un detergente apropiado para el lavado en frío.

Los materiales manchados con sangre deben manipularse con gran precaución. Otro desinfectante alternativo es el dicloroisocianurato de sodio o NaDCC, a la concentración de 0,2-0,5%.

Barreras a la transmisión.

Con el fin de minimizar los riesgos de transmisión de enfermedades, se han desarrollado diversos tipos de barreras y protecciones para uso de los masajistas que deberían ser incluidas en los kits de primeros auxilios.

Es necesario que aprenda a usar correctamente estas barreras.

■ Se pueden utilizar guantes y descartarlos después de su uso.

■ En la respiración boca a boca se pueden utilizar protectores faciales y mascarillas.

■ Se pueden usar bolsas de plástico como guantes o como protección y para recoger cualquier material manchado.

■ También se puede usar un trozo de tela gruesa, ropa o cualquier otro material apropiado como barrera para evitar el contacto con fluidos corporales.

La piel intacta es una buena barrera para impedir la infección. Pero la ausencia de barreras NO es una razón para negarse a prestar servicios de primeros auxilios