INICIO

¿Cómo Se Diagnostica Una Hernia Discal?

Partiendo del historial y los síntomas, puede realizarse un diagnóstico preliminar que deberá ser confirmado mediante la exploración siguiente:

a) Punto doloroso a la presión en los músculos paravertebrales:

En el lado del espacio intervertebral en que protruye el disco, cerca de la línea medial de la columna vertebral, se encuentra generalmente un punto doloroso fijo que se puede localizar con una presión repetida.

Este dolor normalmente se irradia también hacia las nalgas y hacia la pierna del mismo lado. La presencia de un dolor de presión se determina con facilidad, aunque a veces es necesario presionar intensamente con el pulgar para encontrarlo. En una minoría de casos, más que un punto sensible fijo localizable en los músculos paravertebrales, lo que hay es solamente una zona de sensibilidad.

Si se golpea esta zona con el puño, el dolor se irradia hacia la pierna del mismo lado.

b) Test de elevación de la pierna recta:

El paciente está tumbado sobre su espalda, con ambas piernas extendidas. Cuando la pierna afectada se eleva unos 40º o menos de la cama, se siente inmediatamente un tirón que se irradia por la región lumbar y la parte postero-lateral del muslo. Esto confirma que el test de elevación de la pierna recta es positivo. El dolor es producido por la tensión en las raíces del necio comprimido.

El grado en que este testes positivo dependerá de la intensidad de la presión sobre las raíces del nervio y del grado de inflamación de las raíces del nervio comprimido. En casos leves la pierna recta se puede elevar más, mientras que en casos graves se sentirá dolor sólo con levantar un poco la pierna de la cama.

Algunos pacientes ni siquiera pueden estirar la pierna afectada. En otros casos, la elevación de la pierna sana puede causar dolor al lado afectado en el área lumbar el llamado “dolor cruzado”.

La presencia de este fenómeno es extremadamente útil para diagnosticar esta dolencia.

c) Test de flexión del cuello:

El paciente yace de espaldas con las piernas extendidas. El masajista sostiene la cabeza del paciente con las manos, doblándole el cuello hacia delante, primero ligeramente, y luego bruscamente con un poco más de fuerza.

El testes positivo si el paciente siente dolor en la parte inferior de la espalda y en la pierna del lado afectado. La causa del dolor es la presión que ejerce el área protruída sobre la parte superior de las raíces del nervio. Cuando se dobla el cuello, se estira la médula espinal hacia arriba, y sobreviene una reacción dolorosa en las raíces nerviosas presionadas. Este examen es también muy útil para el diagnóstico.

d) Test de reflejos aquíleos y rotulianos:

A menudo aparecen anormalidades en los reflejos rotulianos y aquíleos del lado afectado, según la posición de la protrusión. Cuando ésta afecta al cuarto o quinto disco intervertebral lumbar, el reflejo aquíleo se debilita o desaparece. En casos más raros, el reflejo se vuelve hiperactivo.

e) Test de flexión hacia atrás del dedo gordo del pie:

El paciente está tumbado de espaldas con las piernas rectas. El masajista dobla los dedos gordos de los pies del paciente hacia atrás y observa si hay alguna diferencia en la cantidad de fuerza necesaria para doblar cada uno de los dedos. Las raíces del nervio presionado por el área protruída a menudo provocan una disminución de la fuerza de los músculos extensores del miembro inferior, especialmente de la pantorrilla.

Por este motivo, el dedo gordo del lado afectado es siempre o bien más débil que el del lado sano, o incluso totalmente incapaz de doblarse hacia atrás.

Este fenómeno es a menudo más aparente cuando está protruído el quinto disco intervertebral lumbar. En general, esta disminución de fuerza muscular aparecerá tan pronto como se instaura el cuadro.

f) Atrofia muscular:

A menudo esta enfermedad se manifiesta en la forma de una atrofia muscular en el muslo y en la pierna. Frecuentemente se observa con claridad en el grupo muscular de delante de la espinilla y por lo general se manifiesta en casos donde la dolencia tiene un curso relativamente largo.

Se usa la palpación para determinar el volumen y el tono de la masa muscular. El grado de atrofia muscular se puede determinar midiendo la circunferencia de la pierna.

g) Explación por rayos X:

Se hacen unas radiografías de la columna lumbosacra, para descartar otros posibles cambios patológicos en los huesos de la columna lumbar y el área sacro-ilíaca.

Con este método podemos encontrar resultados secundarios a la protusión de un disco, tales como una curvatura lateral de la columna vertebral, desaparición de la lordosis fisiológica, estrechamiento del espacio intervertebral y varios cambios patológicos en las facetas articulares posteriores.

Sin embargo, todos estos fenómenos ocurren normalmente tan sólo después de que el curso de la enfermedad se haya prolongado, y por lo tanto la exploración por rayos X se puede usar solamente como un diagnóstico auxiliar.