INICIO

Bioenergética Y Carácter

En Bioenergética se distinguen cinco tipos diferentes de carácter, estableciéndose en los distintos caracteres una clara jerarquía, ya que su estructura indica como se conduce el sujeto en la necesidad de amar.

• Esquizoide

Carácter propio del sujeto tendente a la esquizofrenia. Sujeto que divide el funcionamiento de la personalidad y tiende a retirarse hacía sí mismo, evitando todo contacto humano

La energía se retira de los órganos que establecen contacto con el mundo exterior. Las funciones de estos órganos se disocian de los sentimientos del corazón. El cuerpo es estrecho y esta contraído, la cara se presenta como una mascara.

Muestra una intensa hipersensibilidad y una fuerte tendencia a evita relaciones intimas. Estos pacientes -explica Lowen- fueron rechazados por su madre en los primeros años de su vida. Esto les creó el temor de intentar alcanzar algo.

El niño se disoció tanto de la realidad como de su propio cuerpo .

• Oral

Propio del sujeto caracterizado por la privación. Establece contactos humanos pero estos no son frecuentes. Este tipo de personas contiene muchos rasgos típicos del periodo oral, de la edad infantil, tales como:

Débil sentido de la independencia. Sentimiento interior de estar necesitando que lo sostengan, atiendan y cuiden.

Desde el punto de vista energético este tipo se encuentra definido por un estado de baja carga.

El cuerpo tiende a ser frágil y largo. La privación en edad temprana puede obedecer a la perdida de una madre cariñosa y protectora. De igual modo se suele observar una frustración en la vida temprana del adulto.

• Psicopático

Característico de la persona negadora de sus propios sentimientos, mostrando un afán desmedido por el logro del poder, el control y el dominio. La esencia de esta actitud es la negación de sentimientos, su afán por alcanzar poder y la necesidad de dominar y controlar. Puede imponerse violentamente o ir minando la fortaleza de un individuo con modos seductores para lograr obtener el poder sobre los demás.

En el tipo psicopático, que se impone, se observa un desplazamiento de energía hacía el extremo superior del cuerpo, tiene un desarrollo desproporcionado de la mitad superior. En el tipo que busca la imposición a través de la seducción, el cuerpo es mas regular. Lowen observo este tipo en hijos de padres seductores sexuales, seducción que tuvo por objeto atraerse al niño y vincularle.

El niño queda opuesto al progenitor de su mismo sexo, esto estimula la identificación con el progenitor seductor.

• Masoquista

El de la persona con tendencia al sufrimiento, y con propensión a los sentimientos de rencor, hostilidad y superioridad. En definitiva a todos los sentimientos tendentes a la propia autodestrucción. El individuo se queja y padece, pero sigue sumiso. Aún así, en su nivel emocional más profundo, muestra fuertes sentimientos de rencor y superioridad.

Esta plenamente cargado de energía y tiene un cuerpo bajo, recio y muscular. Esta estructura tipológica suele desarrollarse en las familias en que el amor y la aceptación se combinan con presiones rigurosas.

Tienen una experiencia en la niñez de estar aprisionados, con solo una reacción rencorosa posible, que termina en la derrota y desplome del individuo.

• Rígido

Propio del individuo orgulloso, de la persona que se mantiene tiesa y rígida, del sujeto que tiene miedo a ceder, porque considera que ceder es sinónimo de rendición. La rigidez se convierte en defensa contra cualquier tendencia masoquista interna.

Tienen una fuerte carga energética. Poseen un cuerpo proporcionado y armonioso, con ojos brillantes.

Tienen aspiraciones mundanas, son ambiciosos, competitivos y agresivos.

Los terapeutas bioenergéticos dicen encontrar en los sujetos poseedores de este tipo algún trauma importante relacionado con la experiencia frustrante en la búsqueda de satisfacciones eróticas, especialmente a nivel genital, que suelen identificar con la prohibición de la masturbación infantil.“La rigidez de la espalda denota una resistencia inconsciente, una oposición a rendirse o darse por vencido.

La rigidez bloquea el desahogo del llanto y el abandono al deseo sexual; el miedo a romperse es fundamentalmente el temor a entregarse y rendirse. Es importante que el paciente establezca asociaciones que le permitan comprender de donde procede su miedo” (Lowen, 1975)

La tensión es consecuencia de la imposición de una fuerza o presión en el organismo, el cual reacciona a esa fuerza o presión movilizando su energía. La tensión afecta de modo adverso no solo a la salud emocional, sino también a la salud física del sujeto.

“Toda tensión muscular crónica representa una tensión continuada sobre el cuerpo. Una tensión constante ejerce un efecto destructor sobre el cuerpo. No importa cual sea la índole de la tensión; el cuerpo reacciona a una tensión aguda, descargando las hormonas medulares adrenales que movilizan la energía del cuerpo para hacer frente a la tensión.

Cuando esta constituye un daño físico al cuerpo, la reacción de alarma adopta la forma de un proceso inflamatorio. Si esta reacción logra imponerse al daño y eliminar la tensión, el cuerpo se tranquiliza y vuelve a su condición natural homeostática.

Pero si la tensión continua, comienza la fase segunda, en la cual el cuerpo trata de adaptarse a la tensión. Esto requiere la presencia de hormonas adrenales corticoesteroides cuya función es antiinflamatoria. Pero el proceso de adaptación necesita también energía, que debe de movilizarse de las reservas corporales.

Después viene la fase tercera que se llama etapa de agotamiento. El cuerpo ya no tiene energía para detener la invasión de la tensión” (Lowen, 1977) Ya que la sociedad actual se caracteriza por someter a los sujetos a una tensión extrema, es imprescindible aprender a proteger nuestros cuerpos y mentes de los efectos perjudiciales de dicha tensión.

Para reducir la vulnerabilidad del individuo a la tensión es preciso tratar de liberar las defensas físicas y psíquicas para que no se abatan.

Liberar las defensas físicas y psíquicas del sujeto es una operación compleja y plagada de dificultades, pues el sujeto humano de nuestros tiempos vive un momento histórico en el que se atribuye un valor extraordinario y excesivo al éxito socio- económico histórico como el actual en el cual se atribuye un valor excesivo al éxito socio-económico y a la preparación para su consecución. Un momento histórico forjador de un escenario social, enormemente proclive a que los sujetos vivencien la experiencia íntima de caída y fracaso.

La consecuencia directa e inmediata de la tensión es, en la mayor parte de las ocasiones, un dolor agudo en la parte inferior de la espalda que inmoviliza a la persona; precisamente en esta zona se encuentran dos fuerzas opuestas que provocan tensión. Una es la de gravedad, “que opera en unión de todas las presiones que se ejercen sobre la persona desde arriba, ordenes de autoridad, obligaciones de la profesión, sentido de la culpabilidad y cargas tanto físicas como psicológicas.

La otra es una fuerza que actúa hacia arriba a lo largo de las piernas, manteniendo la postura erecta del individuo y sosteniéndolo para responder a las demandas y cargas colocadas sobre él. Estas dos fuerzas se encuentran en la región sacrolumbar” (Lowen, 1.977.)

Dedicamos mucha energía, en las sociedades de consumo, al esfuerzo de ascender y realizar mas y mas; de tal modo que es extremadamente frecuente que experimentar una dificultad enorme para calmarnos, para bajar la tensión que se acumula en nosotros a veces cuesta trabajo hacer descender la tensión que acumulamos.

Quedamos colgados y tenemos miedo de caernos y al tener miedo de caer, nos esforzamos constantemente por subir mas y mas, quedando atrapados en los deseos de subir mas, en un ascenso sin fin y sin límite. Y surge la angustia de un posible descenso.

Como si de este modo, con la vista y los sentidos puestos solo en el ascender, quedamos atrapados, evitándonos a nosotros mismos, cualquier otro movimiento, cualquier otra “jugada”; como si de este modo pudiéramos alcanzar una mayor seguridad, sin percatarnos de que: “Morir es estar atrapado sin poder moverse, pero estar atrapado es también morir” (Lowen 1.975) El miedo crea tensión y la tensión provoca dolor, puesto que así se intensifica la sensación de estar atrapados. Por el contrario satisfacción es sinónimo de plenitud,... de salud.

La tensión muscular crónica representa una tensión continuada sobre el cuerpo.

El cuerpo reacciona a la tensión con un síndrome general de adaptación que consta de tres fases:

• Fase de reacción de alarmas.

• Descarga de hormonas

• Etapa de agotamiento.

La consecuencia inmediata de la tensión es el dolor de la parte inferior de la espalda. Cuando el dolor es penetrante se dice que ha sufrido un espasmo y como consecuencia una hernia. La rigidez bloquea el desarrollo del llanto y el abandono del deseo sexual. El sujeto tiene miedo de entregarse y rendirse. El individuo tiene miedo a los sentimientos, el hombre en esa situación solo percibe hechos y cosas. Y el mismo se convierte, y se interpreta sí mismo como un echo, como una cosa mas.

Evidentemente, el desahogo satisfactorio sexual descarga el exceso de excitación y de tensión. Pero el problema se encuentra en que, la mayoría de la gente, en este tipo de sociedades, tiene el problema de que, sus tensiones están tan estructuradas en lo más hondo de sus cuerpos, que en escasas ocasiones experimentan desahogo orgásmico.

Las cosas y los hechos son iguales, están quietos y atrapados en su quietud igual e idéntica.. Por el contrario, la experiencia es única siempre, puesto que navega por el océano de los sentimientos, los cuales la tiñen y la matizan, confiriéndole el rango de original y única en cada uno de los momentos existenciales.

El sujeto sano se mueve y “va en busca de” de modo agresivo. Agresión, dentro de la teoría de la personalidad, adquiere la acepción de capacidad para perseguir lo que uno desea. Por el contrario, pasividad significa esperar a que alguien le satisfaga a uno el deseo. La agresión es un factor necesario tanto en el acto sexual, como en el desarrollo vital del individuo.

El placer -contemplado desde una perspectiva bioenergética- es una manera creativa de enfocar la vida. El placer se encuentra, por lo tanto, en la auto expresión espontánea. La auto expresión comprende las actividades libres, naturales y espontáneas del cuerpo y es como la auto conservación, un valor inherente a todos los cuerpos vivos. Cualquier actividad corporal constituye una aportación a la auto expresión.

El individuo se expresa a sí mismo en todas las acciones que realiza y en todos los movimientos de su cuerpo. La auto expresión no suele ser una actividad consciente, estamos expresándonos en todo momento, no tenemos que hacer nada para expresarnos. Causamos cierta impresión a los demás siendo como somos.

En este aspecto coincide la Bioenergética de Lowen con un investigador cuyo pensamiento se encuentra en sus antípodas, intelectuales como es Gordon W. Allport, el cual “ en el importante nivel de la conducta, subraya que todo comportamiento tiene dos aspectos: adaptativo y expresivo.

El primer aspecto concierne a lo que se hace y al porque se hace, la conducta expresiva concierne al como se hace, es decir , al estilo mas que al contenido de la acción: Muchas investigaciones psicológicas han insistido en el aspecto adaptativo de la conducta; Allport ha aportado una importante contribución al llamar la atención sobre el aspecto expresivo.

La expresión facial, las características de la voz y el habla, los componentes estilísticos posturales, los gestos, el modo de andar y la escritura están entre los temas investigados por Allport teórica y empíricamente. Estas nociones tienen una significación teórica para el psicólogo del Hombre Total, porque lo que el sujeto hace y el como lo hace testifican lo que es. ( James Geeeiwitz, 1.974. )

La espontaneidad y no la conciencia, es la cualidad esencial de la autoexpresión. La espontaneidad es algo que no puede enseñarse. El esfuerzo terapéutico debe de ir dirigido hacia las barreras que se opongan a la auto expresión, constituyéndose en gozne del enfoque de la terapia bioenergética el problema de la auto expresión inhibida. El placer es la clave de la auto expresión, pero si el elemento de espontaneidad es escaso, también disminuye proporcionalmente el placer.

Una tesis Bioenergética consiste en que la salud y la vitalidad del cuerpo se reflejan en su aspecto exterior. La movilidad del cuerpo está directamente relacionada con su nivel de energía.

En Bioenergética existen tres campos de auto expresión:

- El movimiento

- La voz

- Los ojos

Lowen interrelaciona tres elementos de la personalidad: la vida interior, la expresión externa y el yo.

“Nosotros nos concentramos en Bioenergética sobre tres campos principales de auto expresión:

El movimiento, la voz y los ojos:

La mascara influye en la voz y la modifica. Pero hay en la voz elementos. La mascara no siempre toca y que nos proporcionan información diferente sobre la personalidad. Una voz rica es una manera de auto expresión; entendemos como voz rica aquella que tenga sobretonos y subtonos, o armónicos que le den un sonido lleno.

Generalmente las cuerdas vocales están libres de tensión crónica, pero cuando hay alguna tensión aguda, resultan afectadas y emiten sonidos roncos. Como la voz tiene una vinculación tan estrecha con el sentimiento, liberarla supone la movilización de emociones reprimidas y su expresión por medio de sonidos.

Hay diferentes sonidos para las emociones. En la terapia Bioenergética se insiste constantemente en que el paciente emita sonidos. Los sonidos mejores son los que brotan espontáneamente. El grito es una forma principal de relajar la tensión debida al miedo, a la irritación o a una frustración intensa: Existen tres áreas en que las tensiones crónicas pueden formar anillos de constricción estrechando el canal y dificultando la expresión plena de los sentimientos” (Lowen 1.977.)Por esta vía llega a ciertas conclusiones:

La ausencia de voz equilibrada es un indicio claro de que hay problemas en la personalidad. Es importante tener una voz rica porque refleja una buena auto expresión. Mediante la voz podemos comprobar si alguien miente o siente miedo.

Por medio de la voz el terapeuta bioenergético puede contemplar los sentimientos que han arropado el transcurrir existencial del paciente. En los ojos se refleja la vida interior del organismo, ya que los ojos tienen una doble función como organismos de visión y organismos de contacto, esta segunda función -la del contacto- es la mas importante puesto que es la que fundamenta las interacciones expresivas humanas.

Muchas personas evitan todo contacto ocular porque tienen miedo de que sus ojos puedan revelar aspectos egoicos íntimos.

Comparte Lowen los contenidos del dicho popular que afirma que “los ojos son el reflejo de alma” porque directa o indirectamente reflejan los procesos energéticos del cuerpo. El individuo de ego fuerte tiene poder para mirar directamente a los ojos del otro, esta seguro de sí mismo. La sola mirada es una forma de auto expresión. Cuando un individuo no tiene los pies sobre la tierra, no ve con claridad lo que ocurre en el entorno suyo, esta cargado por las ilusiones.

Alexader Lowen vio exactamente siete sentimientos reflejados en los ojos:

Atracción

Deseo

Atención

Desconfianza

Erotismo

Odio

Confusión

Los ojos proyectan la personalidad de las personas, de manera que cada mirada pertenece a un tipo de carácter diferente ya sea esquizoide, oral, psicopático, masoquista o rígido.

“Con respecto al contacto ocular hay que observar al individuo en su naturaleza expresiva y la manera en que lo miramos. Mostrar, no solo como le entendemos sino como él reacciona a nosotros. Los ojos podríamos decir que son ventanas del cuerpo ya que muestran sentimientos interiores.

Cuando una persona mira, se expresa activamente a través de los ojos. El contacto ocular es una de las formas mínimas que puede establecerse de contacto entre dos personas” (Lowen,1977.) El flujo de energía es pleno en una persona de alto grado de sexualidad, y sus puntos periféricos de contacto con el mundo están cargados.

“El problema que tiene la mayor parte de la gente es que las tensione están tan hondamente estructuradas en su cuerpo que raramente experimentan el desahogo orgásmico” (Lowen 1977. )

Las palabras son el lenguaje del ego de igual forma que el movimiento es el lenguaje del cuerpo.

Las palabras constituyen una sustitución de la acción, a veces muy necesaria y enormemente valiosa, pero también ocurre de modo frecuente que las palabras, se conforman como un obstáculo para la vida del cuerpo, y cuando las palabras se emplean como sustitutos de los sentimientos, estos, y también la vida, quedan de algún modo constreñidos , limitados y disminuidos. El sentir y el experimentar son indispensables, porque sin sentir y sin experimentar, las palabras resultan vacías.

. El equilibrio es una cualidad importante del vivir sano.

La vida no es una condición estática sino un proceso que requiere interacción y cambio continuo. El sujeto debe de llegar a ser consciente de sí mismo, y esto significa que debe de ser consciente de que realiza cualquier movimiento o gesto, debe de saber lo que está haciendo, debe de saber que tiene un mundo interior y un mundo exterior.

Solo cuando el sujeto es consciente de ambos mundos es un individuo sano, una personalidad equilibrada (A modo de comentario, sugerimos al lector que reflexione sobre los momentos, a lo largo del día que realiza acciones con su “mente puesta en otro lado”, si tener conciencia del acto realizado).

Bioenergéticamente, un principio es una corriente de excitación o energía que une la cabeza, el corazón, los órganos genitales y los pies en un movimiento ininterrumpido proporcionando orden y bienestar, porque el individuo se siente conectado, unificado y sano. El principio íntimo de la Bioenergética es la dualidad y unicidad simultanea de la personalidad humana.

La terapia Bioenergética se encarga de eliminar aquellas actividades o pensamientos que entorpecen la espontaneidad y, por lo tanto la auto expresión, A lo largo del proceso terapéutico bioenergético el paciente muestra su yo interior y sus avatares existenciales encuadrados en las tendencias al placer y las resistencias forjadas.

“Una vida interior rica depende considerablemente de ese grado de yoismo que acompaña a una auto expresión exuberante”. (Adolf Postman, pp. 254) La estrategia de la Bioenergética consiste en colocar al individuo en una postura física de “estrés” denominada “arraigamiento” para comenzar así el

Análisis Bioenergético.“La desesperación es el estimulo más poderoso para realizar el cambio, pero no el mas seguro” (Lowen, pp 293)

Una vez detectados los nudos, bloqueos, etc., el terapeuta propone ejercicios adecuados para la liberalización de las tensiones visibles por medio de respiración, actuación en las corazas, almacenamientos de energía, etc., de esta manera el paciente pasa del movimiento voluntario que realiza en el ejercicio a un movimiento involuntario que se produce al relajarse los músculos y al circular la energía, el cual suele ir acompañado de vibraciones.

Este trabajo se va desarrollando progresivamente en la medida que el paciente esté dispuesto a ir profundizando en su propio proceso analítico, entrando así cada vez más en contacto con sus sentimientos y sensaciones corporales.

Es muy fácil que durante la realización del trabajo se provoquen descargas y regresiones profundas, por lo que debe de haber siempre un terapeuta experto en la dirección del trabajo evitando así, tanto la espectacularidad gratuita, como el peligro.

Cuando el individuo percibe sensorialmente como se relaja o reduce una tensión, toma conciencia de cómo esa tensión tenía un efecto compensatorio defensivo. Además hay que tener en cuenta que cualquier conflicto precoz puede originar una tensión corporal, pero la resolución intelectual del conflicto no lleva implícita una transformación o anulación crónica.