Acerca De La Celulitis

Es un proceso muy frecuente y extendido, particularmente más en el sexo femenino, pero que lo sufren ambos, y que puede afectar, ya desde edades jóvenes por ser tendencia hereditaria, pero con mayor frecuencia lo sufren en edades maduras de 45 – 50 años.

Consiste en un trastorno a nivel del tejido conjuntivo, producido por una primera disminución de la circulación linfática, que produce un éxtasis de la linfa y por tanto de las sustancias que existen en su interior.


Con el tiempo se van dilatando los vasos linfáticos, se extiende a los capilares venosos y se produce hasta compresión de las venas, filetes nerviosos y del propio tejido conjuntivo, que poco a poco se va endureciendo y fibrosando, dando a la piel una característica típica, que es la llamada piel de naranja.

Puede afectar a distintas partes del cuerpo, aunque lo más frecuente es su aparición en las caderas, muslos, región cervical y puede producir trastornos de mala circulación y otras veces se confunde con dolores reumáticos.

En estos casos es preciso un tratamiento médico adecuado, pero el masaje estará indicado para mejorar el drenaje linfático y por tanto mejorar la circulación de aquella zona, pudiendo reducir la zona celulítica. Son tratamientos largos y progresivos, aunque es muy difícil a veces imposible en los casos muy intensos y crónicos, el que pueda desaparecer del todo.

Existen tres tipos clásicos de celulitis :

a) Flácida

b) Edematosa

c) Dura

Explicación:

a) Flácida: No hay que hacer pellizcos y si amasamientos y maniobras para estimular la musculatura y aumentar su tono, es decir, masaje de reafirmación.

b) Edematosa: Quiromasaje completo y Drenaje Linfático Manual.

c) Dura: Vaciajes venosos y vibraciones especialmente así como Drenaje Linfático.

Es importante en una celulitis masajear la zona muscular y por ello hemos de aplicar primero maniobras profundas para después aplicar manipulaciones superficiales.

Las primeras para la zona muscular y las otras para la piel y tejido celular subcutáneo.

Las manipulaciones, en estos casos, serán aplicadas en las zonas a tratar, aunque existen unas más precisas e importantes para estos casos, como son los vaciajes venosos, pellizcos y muy especialmente, el pellizco de oleaje.

Las sesiones de masaje, se realizarán las primeras semanas dos o tres veces, para continuar posteriormente con una o dos veces semanales.

Es muy recomendable el caminar o el ejercicio físico suave. Así como dentro de la hidroterapia, la “Ducha Escocesa”.