INICIO

.

Tipos de Artrosis

Tipos de artrosis

Las artrosis, artropatías crónicas no inflamatorias, se caracterizan por alteraciones del cartílago articular, proliferación del tejido óseo subcondral y lesiones congestivas y fibrosas sinoviales.

Podemos clasificar las artrosis en:

- Primaria:

o Artrosis localizada
o Artrosis generalizada
o Artrosis erosiva

- Secundaria:

o Incongruencia mecánica articular
o Enfermedades inflamatorias previas
o Enfermedades endocrinas
o Enfermedades metabólicas
o Artropatías neuropáticas
o Otras: necrosis avascular, hemartros asociados a enfermedades hemáticas, etc.

Las causas locales son mecánicas, es decir, agotamiento articular en el que la presión articular desempeña un papel muy importante. Se citan numerosas causas generales cono factores favorables al desarrollo de la artrosis: Edad, herencia, ciertos trastornos metabólicos endocrinos y circulatorios…

Clínica y problemas articulares específicos

La sintomatología es esencialmente dolorosa de tipo mecánico y de formación y limitación articular, con repercusión funcional invalidante. Se produce un reblandecimiento del cartílago que irá desintegrándose con figuración y erosiones y posteriormente un adelgazamiento y denudación completa del mismo.

Se producirán alteraciones del hueso subcondral con esclerosis, formación de quistes, proliferación ósea, con formación de osteofitos y sinovitis ocasional.

Los problemas articulares específicos de esta patología se encuentran a distintos niveles:

 Hombro: La artrosis de la articulación glenohumeral es posible, pero rara.

 Codo: Secundaira la artrosis generalmente a traumatismos.

 Manos: Pueden aparecer los nódulos de Heberden en interfalángicas distales y nódulos de Bouchard en interfalángicas proximales.

 Columna vertebral: Se suelen formar osteofitos que causan compresión mecánica de la raíz nerviosa, médula y rara vez de los vasos.

 Cadera: Coxartrosis cuyo dolor se localiza en la ingle o cara interna del muslo.

 Rodilla: La gonartrosis es muy frecuente.

 Pie: Se suele afectar la primera articulación metatarsofalángica.

Gonartrosis:

Tratamiento

Son fundamentales las medidas de economía articular, evitando el ejercicio innecesario en carga, sobre todo en condiciones desfavorables como marchas por terrenos irregulares o trabajos en flexión vertebral. Es importante evitar la obesidad y realizar un régimen de vida, al igual que en la artritis, alternando períodos de reposo con períodos de actividad. Se han de evitar las almohadas debajo de las rodillas pues favorecen el flexo de cadera y rodilla.

En la cama o en otro modo de descarga se realizan ejercicios simples de máximo recorrido articular, para mantener los movimientos funcionales, así como para favorecer la nutrición del cartílago, que no se consigue por la inmovilización.

Puede ser preciso suprimir la carga en articulaciones de apoyo mediante el uso de un bastón contralateral.

El dolor artrósico puede ser aliviado mediante los agentes físicos en bastantes ocasiones: masaje muscular sedante y relajante; termoterapia (parafina en manos), hidroterapia…

Para preservar la función articular contamos con la cinesiterapia y con la terapia ocupacional.

PERIARTRITIS ESCÁPULO-HUMERAL

Tipos de periartritis escápulo-humeral

El concepto PEH es poco preciso y no se ajusta a una afección bien determinada, pero en la actualidad se emplea corrientemente y tiene el mérito de agrupar toda una serie de afecciones reumáticas del hombro.

Las dos grandes patologías responsables son la patología capsular y la patología tendinosa. El examen de estos dos grupos patológicos permite distinguir:

 Hombro simple: tendinitis.

 Hombro agudo hiperálgico.

 Hombro pseudoparalítico: Ruptura del manguito rotador.

 Hombro bloqueado: Capsulitis retráctil.

 Hombro mixto: Asociación de una capsulitas y una tendinitis.

Fisioterapia en reumatología

Dado que el cuadro clínico será semejante en todos ellos, el tratamiento será generalizado.

Clínica

Dos grandes conceptos aúnan la clínica de estas patologías del hombro:

 Anquilosis: Cuando predomina ésta suele ser un hombro bloqueado. Se debe a capsulitis retráctil, que limita la abducción y ambas rotaciones. Los movimientos de la cintura escapular son normales, por lo que se puede suplir a los movimientos de la escápulo-humeral. El único movimiento que no se puede suplir es el de la rotación de hombro.

 Dolor: Si predomina éste suele denominarse hombro doloroso; se debe a una inflamación (de origen reumático o traumático) preferentemente de tendones del infraespinoso y de la porción larga del bíceps.

Tratamiento fisioterápico

En la fase aguda además de tratamiento médico a base de infiltraciones y corticoides, se adoptará posición de reposo.

En la fase subaguda se realizará el siguiente tratamiento fisioterapéutico:

 Movilización pasiva progresiva: fijando la escápula con la mano para conseguir verdaderos movimientos escápulo-humerales y evitar así compensaciones.

 Ejercicios activos y pasivos: Los ejercicios pasivos se realizan en las primeras fases, luego después ya ejercicios activos, cuando ha disminuido la rigidez o se ha obtenido movimiento pasivo con más de 45º de abducción; aplicamos ejercicios de Codman y ejercicios de poleoterapia contra resistencia.

 Lucha contra las contracturas: a través de masaje deconstracturante, hidroterapia caliente, electroterapia de elección…

El pronóstico suele ser bastante bueno, aunque depende bastante de la etiología de la PEH. La recuperación casi siempre es total, y, en algunas ocasiones, puede prolongarse esta evolución hasta 4 meses.

SÍNDROMES DOLOROSOS

Los dolores vertebrales, y más concretamente las algias lumbosacras son los problemas más frecuentes dentro de la Fisioterapia y conlleva grandes repercusiones económicas en horas de trabajo, pensiones por invalidez… todo esto unido a la facilidad con que suelen cronificarse hacen que tengamos que tener una atención especial con este tipo de patologías y las estudiemos en este capítulo aparte.

Aproximadamente el 40% de los pacientes con dolor lumbar se recuperan en una semana. Aunque la duración del dolor es imprevisible, se ha estimado la media de una incapacidad por lumbalgia en 2,4 semanas y para una ciática en 3,6 semanas.

Cervicalgias

Las cervicalgias representan el segundo motivo de consulta por detrás de la lumbalgia, la edad más frecuente es desde los 25 a los 45 años, y se suelen sensibilizar al dolor las vértebras, los ligamentos longitudinales anterior y posterior, las articulaciones interapofisiarias posteriores, las raices nerviosas, los ligamentos interespinosos, los músculos y la duramadre.

Las causas son de lo más variado:

Cervicoartrosis: que puede llegar a producir en casos raros una neuralgia

Causas mecánicas cervicobraquial y una mielopatía cervical (frecuentes)

Cervicalgias comunes que son de origen estático y/o mecánico

Postraumático: hernia discal, latigazo cervical, fractura poco anquilosante.

Causas

Inflamatorio: artritis reumatoide,

Espondilitis frecuentes

Neoplasias o malformaciones congénitas

Enfermedad coronaria

Dolores referidos

Migraña

Hernia hiatal

El tratamiento de las cervicalgias mecánicas en la fase aguda es el reposo, uso de collarín blando en posición neutra, analgésicos, relajantes musculares; cuando mejora ligeramente puede añadirse calor local y movilizaciones cervicales suaves.

Ya en la fase subaguda y crónica podemos hacer uso de las tracciones cervicales, seguimos utilizando el calor y las movilizaciones cervicales en las que vamos aumentando

Tratamiento Cervicalgia:

Collarín blando.

Añadimos masoterapia más reposo.

Analgésicos y relajantes progresivamente.

También podemos potenciar la musculatura mediante contracciones isométricas

Medidas higiénicas

Añadimos finalmente unas medidas higiénicas para su vida habitual como un atril para leer, evitar posiciones en flexión forzada del cuello y movilizaciones activas al acostarse y al levantarse diariamente del descanso nocturno.


Dorsalgias

La dorsalgia es el dolor localizado en la espalda, desde la base del cuello hasta la cintura que corresponde, grosso modo, a las doce vértebras dorsales. Son menos frecuentes que las lumbalgias y que las cervicalgias.

Las causas más frecuentes de dorsalgias son:

 Dorsalgias benignas: llamadas también funcionales o posturales. Se trata de un dolor interescapular continuo y no irradiado hacia la cintura sino hacia el cuello.

Es un dolor bastante frecuente y cuya exploración médica es negativa

 Mal de Pott: U otras espondilitis infecciosas

 Tumores: Mieloma o metástasis, angioma vertebral…

 Espondilitis anquilosante

 Espondiloartrosis

 Hernia discal dorsal: es de todas las hernias, la de aparición más infrecuente.

Tratamiento dorsalgias

Tratamiento del dolor Ultrasonidos Microonda Flexib. y potenciación Ejercicios de Klapp Ejercicios analíticos

Para el tratamiento de las dorsalgias benignas, que son las que más nos interesan en este tema sobre algias crónicas el tratamiento lo orientaremos en 3

Medidas higiénicas frentes distintos:

 Tratamiento del dolor: Ultrasonidos sobre todo cuando hay contracturas musculares y evitando las apófisis espinosas y los relieves óseos escapulares; Calor local con microondas que nos dará el efecto sedante a la profundidad que deseamos (3-4 cms).

 Flexibilización y potenciación de la columna vertebral: Ejercicios de Klapp o derivados que se realizan a partir de la posición cuadrúpeda y potenciación de la musculatura escapular con poleoterapia o métodos kinesiterápicos analíticos.

 Higiene postural: Evitar cargar demasiado peso con los miembros superiores y evitar las posturas de flexión mantenida de la columna dorsal.


Lumbalgias

Es la causa más frecuente de dolor raquídeo. El 80% de la población refiere un episodio de dolor lumbar al menos una vez en la vida. Las causas que producen lumbalgia son innumerables, aunque las más frecuentes son de origen mecánico:

 El 90% de las causas de dolor lumbar son de origen mecánico: Distensión muscular, hernia del núcleo pulposo, espondilolistesis, lumboartrosis, estenosis espinal, fibrositis, osteitis condensante ileal.

 El 10% restante se produce por:

o Enfermedades inflamatorias: espondilitis anquilosante…
o Infecciosas: Osteomielitis, discitis…
o Tumorales: Osteoblastoma, tumor de células giagantes… Radiografía y RMN lumbar
o Metabólicas: Gota, ocronosis…
o Fracturas

El tratamiento que abarcaremos en este tema será, como en casos anteriores, el de la lumbalgia de origen mecánico; exceptuaremos en este caso el síndrome de compresión de cola de caballo o afectación neurológica progresiva, que requerirá, lógicamente de tratamiento quirúrgico.

Aparte de estas circunstancias el tratamiento en fase aguda consistirá de antiinflamatorios, actividad física controlada que se iniciará a los pocos días y consiste más específicamente en reposo en cama con flexión de miembros inferiores en decúbito supino y lateral, evitando la sedestación y el decúbito prono durante largos períodos, se permite levantarse únicamente para comer e ir al baño; no se encontrará en reposo durante más de dos semanas, según vaya disminuyendo el dolor se permitirá que camine progresivamente.

Utilizaremos

Crioterapia, aunque podemos hacer uso de hielo picado es conveniente una bolsa de criogel de venta en cualquier farmacia o gran superficie por su mejor adaptación a la zona a tratar. El frío ayudará a reducir la contractura, la inflamación, el dolor y el espasmo muscular. Tras las primeras 48 horas podemos hacer uso del calor superficial que aliviará en esta fase el dolor y el espasmo muscular.

En la fase subaguda y crónica, donde ya ha remitido el dolor agudo y tenemos un dolor moderado o leve, aplicaremos:

 Microondas: Penetra, al igual que en el tratamiento de las cervicalgias la profundidad que buscamos.

 Ultrasonidos: Son de mayor profundidad que las microondas y no se utilizan en la fase aguda porque provocaría un aumento de la inflamación. Las dosis oscilarán entre los 2-3 watios por cm2, durante 10 minutos y por un período de 2 semanas.

 Ejercicios Williams: Los ejercicios de Williams están diseñados para evitar o disminuir los dolores en la zona lumbar producido por la sobrecarga de las carillas articulares posteriores y por tanto, evitar en lo posible la disminución del agujero de conjunción que conlleva lumbalgias, ciatalgias, etc.

Se basa en fortalecer la musculatura abdominal y glútea que en estos casos suele encontrarse atrofiada, y elongar la musculatura paravertebral lumbar (además de isquiotibiales y los flexores de cadera) que se suele encontrar contracturada y retraída.

Medidas higiénicas posturales:

El paciente debe ser instruido sobre las posturas que relajan la columna lumbar. Se basan principalmente en el control de la lordosis lumbar, mediante la contracción refleja y voluntaria de la musculatura abdominal y la posición de relajación del psoas

 En decúbito supino con flexión de caderas y rodillas (Parecidos a los ejercicios de Williams). En cuanto a la posición de Tratamiento lumbalgias sedestación se debe evitar durante períodos

FASE AGUDA

Antiinflamatorios prolongados, debiendo apoyarse la columna lumbar

Reposo en cama sobre el respaldo de la silla. En el caso de vientre

Evitar sedestación y prono prominente.

Es beneficioso utilizar una faja lumbar termoelástica, sobre todo durante el período laboral.

Frio hasta las 48 horas

Termoterapia después

 Manipulación de cargas: Hay que dar unas normas

FASE SUBAGUDA

Microondas

También es preciso preparar la postura del cuerpo llevando la carga cerca del cuerpo y elevándola con la espalda recta. Los esfuerzos intensos deberán realizarse sin tirones y siempre se debe empujar la carga con todo el cuerpo, en lugar de arrastrarla.

Sobre el autor:
© luisbernal.es