INICIO

Generalidades del Sistema Linfático

El sistema linfático consiste en una serie de capilares o conductos en los que se recoge y transporta el líquido de desecho acumulado de otros tejidos.

Tiene una importancia primordial para el transporte hasta el torrente sanguíneo de lípidos digeridos procedentes del intestino, para eliminar y destruir sustancias tóxicas y como función inmunológico.

Los capilares linfáticos son los encargados de recoger los líquidos tisulares con una estructura similar a la de los capilares sanguíneos, aunque son más permeables y permiten el paso de partículas de mayor tamaño, como las grandes proteínas que se producen como resultado de la degradación de los tejidos, que son eliminadas en este torrente linfático.

Capilares linfáticos

Estos vasos se encuentran en todos los tejidos a excepción del sistema nervioso central, que se drena por su propio sistema, el cerebroespinal. Los capilares linfáticos se unen entre sí formando conductos de mayor diámetro que se entrelazan con las arterias y venas.

En estos conductos, la linfa es transportada por los movimientos musculares del cuerpo, y a lo largo e ellos varias válvulas colocadas de forma regular evitan el retroceso de la linfa.

Los conductos de las extremidades inferiores y abdomen se unen en el lado dorsal izquierdo del cuerpo para formar un canal, conocido como cisterna del quilo, que da lugar al vaso linfático principal del cuerpo, el conducto torácico.

Ganglios linfáticos

Estos ganglios se encuentran a lo largo del recorrido de los vasos linfáticos. Son órganos en forma de riñón con grandes cantidades de leucocitos, que funcionan como centro de producción de fagocitos, que infieren bacterias y sustancias de desecho.

Durante el transcurso de cualquier infección, los ganglios aumentan de tamaño debido a la gran cantidad de fagocitos que forman, y suelen estar inflamados y dolorosos.

Las adenopatías (así se conocen estas inflamaciones) suelen acontecer en los mayores centros de reunión de estos ganglios, como son el cuello, axila e ingle.

Otros órganos

Además de los ganglios linfáticos, pertenecen al sistema linfático otros esquemas del sistema órganos constituidos por un tejido similar. De entre ellos, el más grande y el más linfático importante es el bazo.

En él se forman células sanguíneas como linfocitos, monocitos y células plasmáticas.

También elimina los glóbulos rojos alterados y tiene funciones de defensa.

Entre las situaciones anormales que pueden afectar al sistema linfático se encuentran la inflamación de los vasos o de los ganglios linfáticos, producida durante las infecciones, la tuberculosis de los ganglios linfáticos, los tumores malignos del sistema linfático y la elefantiasis.

EL MÉTODO VODDER

Emil Vodder, fue un quiromasajista de origen danés. Estudió Biología en París, obtuvo un doctorado en filosofía en Bruselas (de ahí su denominación de Doctor, pero no en Medicina) e inició estudios de Medicina que, por motivos de salud, no pudo concluir.

Concibió su método alrededor de 1932 y de una forma completamente intuitiva. Practicando en Francia tuvo una percepción de tipo paranormal.

Atendiendo a un paciente que sufría de sinusitis crónica y disfunción hepática, comenzó a palparle los ganglios linfáticos cervicales con los dedos, y entonces tuvo una percepción de que su sistema linfático se estancaba en determinados puntos y ello era la causa de la mayoría de los problemas de salud de su paciente.

De forma completamente empírica empezó a drenar estos ganglios extasiados con movimientos circulares de la punta de sus dedos. De esta primera sesión el paciente quedó satisfecho, y con varias sesiones más parece ser que la sinusitis crónica que su paciente padecía desapareció.

Aquí comenzó a desarrollarse su método, repetimos siempre de manera empírica y con un inicio un tanto inusitado.

En 1958 en un congreso médico en Alemania decidieron estudiar su método y aportar pruebas científicas que apoyaron los buenos resultados que hasta el momento estaba consiguiendo el Dr. Vodder con su método de drenaje linfático; aún hoy día el DLM no ha recibido una aportación ni justificaciones científicas adecuadas a todos los efectos positivos que de su uso se desprenden.

INDICACIONES

Pre y Postcirugía:

Edemas linfáticos, mastectomías, etc.

Migrañas.

Cefaleas.

Neonatología.

Partos.

Estreñimientos, aerofagia y gases intestinales.

Gripes.

Paperas.

Efecto inmunitario:

Los ganglios linfáticos producen linfocitos (glóbulos blancos) que producen anticuerpos y fagocitan, manteniendo el cuerpo en estado de defensa.

CONTRAINDICACIONES

Cáncer, enfermedades infecciosas y enfermedades degenerativas.

¿Es el drenaje linfático una medicina suave?

Dos importantes cuestiones eclipsan los buenos resultados terapéuticos que de este tratamiento se desprenden.

Una es que en un principio el DLM se enseñaba a todos aquellos que quisieran conocerlo, independientemente de su nivel científico, encontrándose en la mayoría de los cursos gran cantidad de profesionales de la belleza (esteticienes, masajistas no titulados, etc) que despertaban la suspicacia de la comunidad científica.

La segunda cuestión de fundamental es que son tantas las indicaciones y efectos positivos del DLM que la hacen parecer una panacea universal, unida a otros tratamientos como homeopatía, aromaterapia, acupuntura, osteopatía y otros métodos naturales que hacen dudar a todas las personas educadas en la más estricta ciencia médica clásica.

Aún hoy día existen dudas sobre todas las indicaciones del método Vodder, amén de la gran proliferación de escuelas diferentes en las que se enseñan indicaciones diferentes.

Algunas escuelas se escudan en que solo explican las indicaciones científicamente comprobadas, excluyendo muchas de ellas los efectos inmunitarios del método por no estar formalmente establecidos, a pesar de ser uno de los ejes de recuperación más importante de este método.

Otras escuelas prefieren explicar todas las indicaciones y que sea el alumno el que descubra lo que de cierto hay en ellas.

Hoy día muchos profesionales de la medicina son reticentes a la hora de prescribir este tipo de tratamiento a sus pacientes y otros incluso, le buscan problemas jurídicos a pacientes que por propia decisión se han sometido a este tipo de tratamientos, con un excelente resultado en la mayoría de los casos.

La evolución de este método ha sido desde luego imparable y actualmente comienza ya a estudiarse en Universidades y entra en la concepción de “medicina clásica” tal como la conocemos, sino completamente, si en la mayoría de sus indicaciones, sobre todo en sus efectos más directos:
Edemas linfáticos, mastectomías, migrañas, cefaleas, etc.

DLM CUELLO

Todos los movimientos circulares de la mano y/o dedos van dirigidos hacia el dedo meñique.

1. Effleurage sobre el pecho (3 repeticiones) y una última vez más sobre la clavícula.

2. Vaciamiento de los ganglios linfáticos: Profundus-Medio-Terminus (3 repeticiones X 5 círculos).

3. Occipucio. Círculos finos en occipucio, medio y luego terminas (3 repeticiones X 5 círculos).

4. Mentón: Círculos fijos desde la punta del mentón (5 círculos), luego en la base del mismo (5), luego en profundus, medio y para terminar en terminus (3 series).

5. Manipulación en tijeras o tenedor: Círculos fijos en la zona parotidea, con el índice y pulgar por delante de la oreja y el resto por detrás (5 círculos), luego profundus, medio y luego terminus (3 series).

6. Hombros: Círculos fijos con elevación de los hombros, trapecio (fibras medias) y luego terminus (3 series).

7. Hombros 2: Círculos fijos con movimiento de los hombros, clavícula (2) y luego terminus (3 series).

8. Profundus-Medio-Terminus (1 serie)

9. Effleurage final (1 vez).

Otra modalidad es la denominada cuello corto, que consta de los siguientes puntos:

1. Effleurage sobre el pecho (3 repeticiones) y una última vez más sobre la clavícula.

2. Vaciamiento de los ganglios linfáticos. Profundus-Medio-Terminus (3 repeticiones X 5 círculos).

3. Occipucio. Círculos finos en occipucio, profundus, medio y luego terminus (3 repeticiones X 5 círculos).

4. Profundus-Medio-Terminus (1 serie)

5. Effleurage final (1 vez).

DLM MIEMBRO SUPERIOR

1. Cuello normal o cuello corto como lo hemos visto en el punto anterior y Largo effleurage sobre el brazo (1).

2. Movimiento dador sobre el brazo. Desde el codo hasta el hombro, alternando con las dos manos y comenzando con la interna. (3 series de 5 círculos cada una)

3. Bombeo sobre el deltoides. Con una sola mano desde la inserción del deltoides hasta el acromion (3 series de 5 círculos cada una).

4. Lavar las manos: Círculos sobre el deltoides con las dos manos enfrentadas, y haciendo presión en 3 posiciones: palmas de las manos, después falanges proximales (cabeza de metas) y por último falanges distales. (3 series).

5. Ganglios linfáticos del brazo. Con ocho dedos y en series de 5 círculos fijos, en dirección hacia la punta de los dedos y el flujo hacia la axila (contraindicado en extirpaciones de ganglios como la mastectomía) (3 series).

6. Bombeo sobre el brazo. Bombeo en la cara externa del brazo desde el codo hasta el hombro en series de 5 círculos, mientras la otra mano limpia con el pulgar (3 series).

7. Presiones en el codo. 5 presiones con la palma de la mano (3 series).

8. Semicírculos en el codo. Se realizan dos semicírculos en el codo, uno por encima del epicóndilo y otro por debajo, realizado con los dos pulgares (3 series).

9. Espiral en la flexura del codo. De dentro a afuera, en 5 círculos (3 series) y con un solo pulgar.

10. Movimiento dador en el antebrazo. Con la mano del fisioterapeuta situada en la cara interna del brazo del paciente (en supinación), desde la muñeca hasta el codo en 5 semicírculos (3 series).

Una vez realizado se coloca el brazo del paciente en pronación y se procede igual.

11. Círculos en las muñecas. Se trazan tres líneas en el dorso de la muñeca y comenzando por la línea radial hacia la cubital, 5 círculos hasta completar la línea, después la media y después la cubital. (3 series).

12. Pulgar. 5 círculos con nuestro pulgar desde la falange distal hasta la articulación trapecio metacarpiana, seguida de 3 presiones en la región tenar (3 series).

13. Dorso de la mano. Se trazan 3 líneas, y ahora comenzando por la línea del meñique, realizamos 5 círculos hasta completar toda la longitud de la falange, repetimos en línea media, y en línea del 2º dedo (3 series).

14. Dedos. Primero el 3er. Y 5º dedos, son tratados a la vez con 3 series de 5 círculos desde la última hasta la primera falange. Repetir luego las 3 series en 2º y 4º dedo.

15. Palma de la mano. Círculos fijos de los pulgares en la palma de la mano, primero alternados (3 series de 5 círculos) y luego simultáneamente (otras 3 series de 5 círculos).

16. Effleurage largo de brazo.

17. Cuello corto otra vez.

DLM MIEMBRO INFERIOR

1. Cuello normal o cuello corto como lo hemos visto en el punto 2 y Largo effleurage sobre el Mb. inferior (1).

2. Movimiento de bombeo sobre el muslo, alternándolo con las dos manos, desde el polo superior de la rótula hasta la raíz del muslo (3 series de 5 círculos).

3. Bombeo y arrastre en 3 regiones: Región interna del muslo el bombeo con los 4 dedos de una mano y arrastre también con los 4 dedos de la otra; en región anterior y externa, bombeo con 4 dedos de una mano y arrastre con el pulgar de la contraria (3 series de 5 círculos en cada región).

4. Ganglios linfáticos inguinales. Con 8 dedos y en 3 series de 5 semicírculos bombear y drenas hacia los ganglios inguinales. Una vez terminadas las 3 series se procede a realizar 3 círculos (roces) hacia la rodilla (solo una vez).

5. Rodilla.

5.1. Coliflor. Bombear con dedos planos en círculos sobre la zona del vasto interno del cuádriceps (3 series de 5 círculos).

5.2. Polos rotulianos. 5 círculos con los pulgares en ambos polos laterales de la rótula, realizado con ambos pulgares (3 series).

5.3. Hueco poplíteo. 8 dedos planos en el hueco poplíteo y con movimiento dador (3 series de 5 círculos).

5.4. Bombeo sobre la rótula (3 series de 5 bombeos).

5.5. Pes anserinus.Tratar la región infero-interna de la rodilla en 3 series de 5 círculos.

6. Pierna en flexión.

6.1. Movimiento de bombeo más movimiento dador: Se van alternando los movimientos realizados con una mano en la cara anterior de la pierna (bombeo) y la otra sobre la pantorrilla (dador).(3 series)

6.2. Movimiento dador en la pantorilla con ambas manos a lo largo de la pierna (3 series de 5 círculos).

7. Tendón de Aquiles. Con la pierna ya extendida, tratamiento del tendón mediante círculos realizados con los cuatro dedos en paralelo y con las dos manos simultáneamente, uno en la cara interna y otro en la cara externa, bajo ambos maleolos del tobillo. (3 series de 5 círculos)

8. Círculos con ambos pulgares en 3 líneas imaginarias hechas en los tobillos (3 series en cada línea).

9. Dorso del pie. 3 líneas imaginarias en los metatarsos con ambos pulgares (3 series en cada línea).

10. Lago linfático. Manipulación desedematizante en esta región, que abarca la región justo inferior a los 3 dedos medios y con un desplazamiento de unos 2-3 cms. En proximal, se realiza con ambos pulgares (3 series de 5 círculos).

11. Presiones en el arco transversal de la planta del pie (3 series de 5 presiones).

12. Effleurage final de pierna y cuello corto.

MASAJE DEL TEJIDO CONJUNTIVO

Introducción


Dicke, fisioterapeuta alemana (1884-1952) se había diplomado hace dos años cuando sufrió en 1929 una grave enfermedad circulatoria en su miembro inferior derecho.

La extremidad estaba fría y los dedos de los pies estaban al borde de la necrosis; los médicos hablaban de la necesidad de amputar. Con este pronóstico y tras 5 meses de encamamiento comenzó a notar cierto alivio gracias a una automasaje en la región del sacro y de las crestas ilíacas.

Empezó, pues, a trabajar la zona sacroilíaca repartiendo la tensión que allí notaba mediante suaves líneas; poco a poco pudo rebajar la tensión del tejido percibiendo un agradable calor en la zona tratada, sus molestas se iban reduciendo cada vez más, primero localmente y al cabo de varias semanas apareció un hormigueo acompañado de olas de calor que se extendieron hacia todo el miembro inferior afecto.

Este tratamiento consiguió remitir su grave enfermedad en 3 meses; una colega suya continuó tratándola bajo sus indicaciones y poco a poco fue desarrollando un protocolo de tratamiento sistemático.

Tras su protocolización descubrió los trabajos del neurólogo inglés Head que describía las relaciones de las zonas en la piel y sus órganos correspondientes, así como el reflejo cutaneo visceral. Esto fue lo que confirmó su método y aportó la primera base científica.

En definitiva, Dicke desarrolló un método terapéutico reflejo dérmico basado en el hecho de que un órgano enfermo puede manifestarse en la periferia del cuerpo en forma de síntomas reflejos y álgidos a través de un reflejo víscera- músculo-cutáneo.

Efectos fisiológicos

El masaje reflejo del tejido conjuntivo es una terapia neural. Dado que todo órgano enfermo puede proyectarse a la periferia del cuerpo por medio de las vías nerviosas reflejas en los segmentos correspondientes y bajo la forma de distintos síntomas: Hiperalgias, tensión tisular, alteraciones vasomotoras, etc.

La terapia neural actúa de la periferia del cuerpo a través de las vías nerviosas reflejas y llega al órgano a través del reflejo víscera-músculo-cutáneo.

Dicke, en sus publicaciones ratificadas años más tarde por diversos investigadores, destacó como efectos más importantes del masaje del tejido conjuntivo los siguientes:

Efecto local: Se puede influir directamente sobre un tejido, sobre cicatrices, trastornos circulatorios locales, sobre tejidos con funciones restringidas, etc.

Efecto reflejo víscera-músculo-cutáneo: Desde la zona tratada se puede influir en órganos internos que pertenezcan al mismo segmento, tanto en su acción motora como en su riego sanguíneo, siendo esto último uno de los principales efectos.

Efecto general: De la misma manera que se influye sobre órganos del mismo segmento se puede llegar a influir en otros segmentos a través de reflejos que recoge el sistema vegetativo simpático.

De esta manera, un paciente puede empezar a tener una fuerte transpiración o una hiperemia que sobrepasa la zona tratada. Se puede influir y regular a través de la movilización mecánica al trabajar el tejido conjuntivo subcutáneo, tanto el riego sanguíneo local como la liberalización de materias propias del metabolismo celular, primero localmente y después de manera general.

Se influye pues, sobre el sistema vegetativo, humoral y endógeno.

Antes de entrar en la descripción de la técnica, es necesario conocer los principios del método Dicke:

No trabajar sobre una metámera afectada

Proyecciones de órganos

Superficialidad: trabajando sobre una metámera actuamos sobre zonas reflejas de órganos pares todos los elementos de la misma: nervios, piel, tendones,músculos,...

Trabajo preliminar de las regiones sacra y lumbar, que permite el reequilibrio neurovegetativo y la liberación de acetilcolina. Desde estas regiones básicas se puede llegar a través de los reflejos hacia las zonas más craneales sin poner en peligro al paciente.

Nunca se deben sobrepasar las 20 sesiones consecutivas: si a la quinta sesión de tratamiento hay ninguna mejoría, se debe interrumpir el mismo.

Continuamos vistos estos principios con la descripción de la técnica:

La técnica es a la par terapéutica y diagnóstica, se realiza a base de trazos (2 ó 3) en la piel, cuyo estiramiento provoca la estimulación del sistema neurovegetativo.

Se aplican los trazos sobre las metámeras sanas y nunca deben provocar una sensación desagradable.

La técnica del trazado se compone de 4 fases: localización, tensión mística, trazo y relajación de la tensión. La ejecución manual se hace con los dedos corazón y anular, apoyándolos sobre la región subcutánea y presionando tangencialmente.

Es importante que el dedo que trabaja sea llevado tan lentamente que el tejido tratado por el trazo ceda delante del dedo, teniendo nosotros la impresión de que el líquido intersticial ha sido separado.

El estímulo es un ligero estiramiento sobre la piel, sin presionar ya que disminuiríamos el efecto del estiramiento que es lo que buscamos. Los dedos se doblan para formar un ángulo de 45º con la piel.

La profundidad de la fricción puede ser modificada al cambiar el ángulo de los dedos con la piel; un ángulo de 60º penetrará a más profundidad que uno de 45.

Debería aplicarse suficiente presión para lograr un buen contacto de manera que la piel siguiera el movimiento de los dedos.

En el curso de la fricción, la presión y la velocidad deberán permanecer constantes. Cuando se adapta y aplica la técnica correctamente habrá de experimentar el paciente una sensación de rasguño o de rascadura suave al término de la fricción.

Cada sesión individual comienza en el sacro y siempre se regresa a esta zona cuantas veces sea necesario, así como al final de cada sesión. Tras haber trabajado esta zona podemos pasar directamente al tratamiento en las extremidades inferiores.

Para ir a las superiores es necesario realizar completa la construcción de base: o sea, tratar la región sacra, glúteos, zona paravertebral lumbar y duodécima costilla.

Si es posible se trata al paciente en sedestación, mientras el fisioterapeuta permanece sentado en un taburete tras el paciente; más adelante para tratar regiones craneales el fisioterapeuta se colocará detrás o al lado del paciente.

Si no es posible la sedestación del paciente se le colocará en decúbito lateral o prono, a excepción de las extremidades inferiores que siempre se tratan en decúbito supino.

A continuación exponemos la realización de la construcción de base (rombo) en sedestación, normalmente tiene una duración de 8 a 10 minutos y se aplican 3 trazos cada vez, a excepción de la pelvis donde con dos trazos es suficiente:

Rombo inferior derecho: 3veces.

Rombo inferior izquierdo: 3 veces.

Rombo superior derecho: 3 veces.

Rombo superior izquierdo: 3 veces.

Primer trazo de la pelvis a la derecha: 3 veces

Segundo trazo de la pelvis a la derecha: 3 veces

Tercer trazo de la pelvis a la derecha: 3 veces.

Primer trazo de la pelvis a la izquierda: 3 veces

Segundo trazo de la pelvis a la izquierda: 3 veces

Tercer trazo de la pelvis a la izquierda: 3 veces.

Enganches a la columna lumbar: alternando de derecha a izquierda son 5: 2 veces.

Abanicos: se realizan 3 veces a cada lado, alternando.

Trazo subcostal a la derecha: 3 veces

Trazo subcostal a la izquierda: 3 veces

Equilibrantes sobre los pectorales: alternando los lados: 3 veces.

Rombo inferior e interglúteo bimanual o pequeño derivativo: 3 veces.

A esta primera construcción, luego le siguen varias diferentes según las zonas que queramos tratar y que obligan a “enganchar” el fin de una fase con el principio de la siguiente (al igual que en el DLM que para tratar miembros inferiores hay que hacer un drenaje de cuello y de abdomen previamente) y que por orden serían: Zona intercostal, zona axilar y hombro, zona cervical, etc.

Miembros superiores (obligatorias las 3 fases precedentes) o Miembros inferiores (justo tras la construcción de base).

Indicaciones y contraindicaciones

Está indicada en:

Afecciones traumatológicas y reumatológicas. Periartritis escápulo-humeral, epicondilitis, lumbalgias, ciáticas, síndrome de Sudeck, Dupuytren, amputaciones, fracturas, etc.

Afecciones neurológicas. Parkinson, esclerosis en placas, poliomielitis…

Afecciones del aparato respiratorio. asma, bronquitis, enfisemas y alergias.

Afecciones circulatorias. Varices, úlceras varicosas, hemorroides, claudicación
intermitente, arterioesclerosis…

Trastornos viscerales. Gastritis, úlceras, estreñimiento, vesícula biliar.

Afecciones ginecológicas. Amenorreas, dismenorreas, pre y postparto, menopausia, trastornos de la lactancia.

Cefaleas, neuralgias, estrés, trastornos del sueño.

Como contraindicaciones absolutas:


Tenemos los tumores malignos,tuberculosis; de forma relativa debemos respetar infecciones (habrá que esperar a que ceda la fase aguda) y la menstruación (igualmente retrasaremos el tratamiento 2 ó 3 días).

No acabaremos este apartado sobre Masaje del tejido conjuntivo sin apuntar que existen otras técnicas particulares: Masaje de los puntos nerviosos de Cornelius, masaje de Wetterwald, masaje de las zonas de helad y Von Puttmaker, masaje del periostio de Vogler, masaje de los puntos Knap; si bien algunos de ellos se basan más en la técnica refleja que en el tejido conjuntivo, la técnica de Dicke es la más avanzada y con la que mejores resultados se han obtenido.

Sobre el autor:

© luisbernal.es