INICIO

¿Cómo Aliviar Tu Dolor Crónico?

Se denomina dolor de espalda crónico cuando este persiste durante más de 3 meses continuos. El malestar tiende a reaparecer aunque alguna vez se resolviera momentáneamente. Sin embargo, la reaparición es irregular y variable.

La agonía del dolor de espalda crónico se puede clasificar en dos categorías. El primer tipo de dolor se debe a factores desencadenantes que pueden identificarse, tales como las enfermedades degeneratívas del disco, estenosis espinal, o espondilolistesis.

La segunda clase de dolor prolongado no tiene ninguna causa identificable, y a menudo se produce cuando el malestar no establece rastro en el sistema nervioso. El sistema nervioso no interpreta correctamente estas condiciones y acaba por enviar señales de dolor de forma imprecisa, incluso cuando no hay ningún daño en los tejidos.

Se puede tratar las molestias de espalda persistentes a través de una variedad de enfoques. La primera línea de tratamiento es con medicamentos para el dolor. Una gran categoría de medicamentos son eficaces para aliviar las molestias crónicas del dolor (consulte a su farmacéutico) y pueden aplicarse al cuerpo en forma de crema o spray.

Los medicamentos de venta libre activan los receptores sensoriales de la piel para aliviar el dolor. Se puede probar dosis bajas de antidepresivos para aliviar la rigidez de espalda crónica. En esta categoría, existen los antidepresivos tricíclicos, por ejemplo, nortriptilina, amitriptilina, desipramina, doxepina y la imipramina, y son más efectivos.

La implantación de frío y calor parece hacer milagros en dolor de espalda crónico. Para aplicar el tratamiento de frío, coloque un bloque de hielo entre una tela de algodón y presiónela contra su espalda, manteniéndola durante unos 15 minutos. El frío frena los impulsos nerviosos, lo que reduce el dolor.

La implantación de calor pueden ser administrados al tomar un baño tibio, o al aplicar una compresa caliente para aliviar el malestar. El calor permite que los tejidos simplemente se relajen haciéndolos más flexibles, a la vez que conduce a una reducción del dolor.

También puede resolver su problema de espalda crónico, al tratarlo mediante una técnica llamada estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. Con este método, el médico envía un poco de corriente eléctrica a los puntos clave de su sistema nervioso, estimulando así la liberación de endorfinas que bloquean la sensación de malestar.

El ejercicio físico moderado puede ayudar en la lucha contra la rigidez de espalda crónica. El ejercicio físico abarca una gran gama de posturas; incluyendo la flexión, el estiramiento, la resistencia, el entrenamiento, y el desarrollo de la potencia aeróbica.

Su médico o su asesor físico pueden diseñarle las sesiones de acuerdo a sus necesidades físicas individuales mediante la evaluación de la magnitud de su dolor y los factores que hay detrás de él.

También puede utilizar la psicología cognitiva-conductual para obtener la liberación del dolor crónico. Esta le ayuda a identificar creencias y comportamientos negativos y reemplazarlos por los sanos y positivos.