INICIO

Técnicas Especiales de Masoterapia.

Músculo Deltoides

Origen: 1/3 acromial de la clavícula, acromion y espina subescapular.

Inserción: Tuberosidad deltoidea del húmero.

Acción: Las fibras ventrales ayudan en la flexión y rotación interna del húmero, las dorsales en la extensión y rotación lateral del humero y la porción media es un poderoso separador del húmero horizontalizando el hueso.


Inervación: Nervio axilar (C5 y C6).

Como mecanismo lesional encontramos ocasionalmente rotura o inflamación del deltoides en deportes como balonmano, voleibol, nadadores de estilo mariposa y luchadores. Los signos físicos principales son dificultad a la abducción, anteversión o flexión.

Dolor a la abducción en la zona insercional.

La técnica de masaje se inicia con el paciente sentado o semiacostado. El hombro en separación de 70-80º. El fisioterapeuta detrás del paciente localizando el punto de la lesión con el primer dedo; se realiza posteriormente una flexoextensión de muñeca en el sentido transverso a las fibras.

Porción larga del músculo bíceps braquial

Origen: Tendón a través de la articulación del hombro al tubérculo supraglenoideo de la escápula

Inserción: Mitad posterior de la tuberosidad del radio, aponeurosis bicipital a fascia del antebrazo

Acción: Flexión y supinación del antebrazo, tensa la fascia del antebrazo y ayuda en la flexión de la articulación del hombro y mantiene la cabeza del húmero en su sitio.

Mecanismo lesional: Es una lesión frecuente tanto su rotura como su inflamación en deportes en los que se realiza un esfuerzo continuo y exagerado: badminton, remo, levantadores de peso, lanzadores de jabalina, tenistas, etc.

Los trastornos suelen producirse en la parte media del tendón.

Como signos físicos podemos apreciar dolor moderado en la parte anterior de la articulación del hombro, con tumefacción, aunque es indoloro el movimiento en esta articulación, no así la flexión y supinación del codo contrarresistencia que ocasiona dolor en la parte superior del brazo.

La técnica de masaje sitúa al paciente semiacostado sobre la camilla, con la mano en pronación apoyada sobre el muslo.

El fisioterapeuta se coloca frente al paciente, identificando el tendón largo del bíceps al realizar un movimiento contra resistencia; posteriormente colocamos el pulgar sobre el tendón y aplicamos contrapresión con el resto de los dedos colocados en la parte dorsal del brazo o en la parte interna.

Otra técnica de realización de este masaje es situar al paciente sentado, con el codo flexionado y pegado al cuerpo. Se localiza el ángulo supero externo del acromion, se baja un dedo a través y en esa zona se encuentra el tendón del biceps braquial, porción larga.

Se debe presionar en la zona con el dedo índice y se solicita que el paciente realice una rotación externa y una rotación interna del hombro, el coco permanecerá flexionado 90º y pegado al cuerpo, y ya con ese movimiento del paciente y la presión que nosotros ejercemos, se realiza el masaje.

Epicondilitis o “codo de tenista”

La epicondilitis o codo de tenista se emplea para denominar todas las lesiones inespecíficas que afectan al grupo de músculos extensores de la muñeca que se hayan cerca del codo.

En la mayoría de las ocasiones la lesión se encuentra en la unión tenoperióstica donde tiene su origen el tendón del 2º Radial Externo.

Signos físicos: En el lado externo del codo se experimenta dolor, el cual se irradia a lo largo del dorso del antebrazo hasta la muñeca. Los movimientos pasivos y contrarresistencia del codo son indoloros.

La extensión contrarresistencia y la desviación radial de la muñeca provocan dolor en el codo, mientras que la flexión contrarresistencia y la desviación cubital son indoloras.

Podemos realizar una prueba para comprobar si es una verdadera epicondilitis de la inserción tenoperióstica del 2º Radial Externo, a esta prueba se la denomina Prueba de Mill.

Se le pide al paciente que realice una extensión de codo, con separación del hombro, una extensión de muñeca y una desviación radial de muñeca.

El paciente intentará mantener esta posición mientras nosotros ofrecemos resistencia intentando realizarle una flexión y desviación cubital de la muñeca.

Posición del paciente:

El paciente estará sentado, con el codo flexionado en ángulo recto y en supinación total; con esto se logrará que el epicóndilo lateral haga prominencia.

El fisioterapeuta se sentará frente al brazo del paciente y en ángulo recto en relación con el mismo.

Técnica:

El fisioterapeuta debe hallar el punto exacto del dolor por delante del epicóndilo lateral donde se encuentra el origen del 2º Radial Externo.

Una vez localizado el epicentro doloroso se friccionará con el dedo pulgar con un contra-apoyo de los dedos sobre la epitroclea, con el pulgar en dirección oblicua; mientras coloca la otra mano en la muñeca del paciente y le sostiene el antebrazo en supinación total.

El movimiento del pulgar se realizará perpendicular al eje longitudinal del antebrazo y al tendón, pero la orientación del dedo es oblicua con respecto a la cara externa del brazo.

Si la lesión fuera del Primer Radial Externo, la posición del paciente sería la misma, pero el epicentro doloroso se encontrará un poco por encima del epicóndilo.

Si la lesión es del 2º Radial Externo en la unión miotendinosa, se colocará el paciente en la misma posición, pero con la muñeca en pronación, para que el músculo esté en relajación.

Tendones flexores de la muñeca

La tenosinotivitis de los tendones flexores es bastante frecuente, provocada generalmente por el sobreuso de la muñeca en flexión; riesgo que corren los fisioterapeutas que aplican FTP.

Signos físicos: Dolor e inflamación, edema incluso visible en los tendones del antebrazo, realizándose el diagnóstico por la flexión de la muñeca o los dedos contrarresistencia.

Técnica del masaje:

Con el antebrazo del paciente sobre la camilla en posición de supinación y con la mano en el extremo de la misma; mientras con la mano libre sujetamos la mano del paciente en supinación, con la otra realizamos la fricción transversa en la zona lesionada (ligeramente por encima del carpo).

Músculos aductores de la cadera

Son un grupo muscular que producen la aproximación de la pierna hacia la línea media (Adductor mayor, medio, menor y recto interno).

Se originan casi todos en la rama inferior del pubis y se insertan a lo largo del borde medial del fémur. Su acción es la aproximación del fémur y accesoriamente las rotaciones internas y externas según su inserción.

Están inervados por el nervio obturador.

Mecanismo lesional:

El músculo que más se lesiona en la práctica deportiva es el adductor mediano; siendo el fútbol el deporte en el cual este músculo está más frecuentemente afectado debido a los chutes del balón, así como en la marcha, el patinaje, el balonmano y el hockey.

Signos clínicos:

El dolor se localiza en el muslo irradiado a la ingle, apareciendo en períodos de máxima intensidad de ejercicio, disminuyendo en reposo. El diagnóstico se completa al realizar una aducción contra resistencia siendo esta dolorosa.

Tratamiento:

Se coloca el paciente sentado o semiacostado en la camilla con la pierna en abducción y rotación externa con ligera flexión de rodilla; colocamos los dedos índice, medio y anular sobre la lesión y realizamos una flexo-extensión de la muñeca; también podemos utilizar los nudillos colocando la mano con el puño cerrado sobre la inserción de los adductores y aplicar una maniobra de prono supinación de la muñeca; es una maniobra dolorosa pero sumamente eficaz.

Tendón rotuliano

Esta lesión se produce por abuso y sobrecarga del músculo cuádriceps que como conocemos es un extensor de la rodilla.

Los signos físicos que produce son dolor en la parte superior e inferior de la rótula; aumenta durante y después del ejercicio, siendo el movimiento pasivo indoloro y la extensión contra resistencia de 8.

La rótula provoca dolor a nivel de la lesión; Este dolor puede ser provocado “a punta de dedo” en la zona insercional.

La técnica de tratamiento es diferente para la porción suprarrutoliana y para la infrarrotuliana. En la porción suprarrotuliana el paciente se coloca en decúbito supino con la rodilla extendida.

El fisioterapeuta se coloca sentado frente a la rodilla, con una mano presiona hacia abajo la parte inferior de la rótula estabilizando la rodilla y haciendo más accesible la lesión.

Después se aplicará el borde cubital de la cabeza del 5º metacarpiano en la zona de la lesión, y aplicaremos entonces la FTP.

Para la porción infrarrotuliana (la más frecuente) producida principalmente en deportes de salto y lanzamiento. Estos deportes ocasionan microrroturas que pueden llegar a producir una degeneración del tendón.

Como Sintomas encontramos dolor en el tendón y rigidez después del ejercicio, habiendo dolor a la contracción contra resistencia del cuádriceps.

La Técnica sitúa al paciente en decúbito supino con la rodilla extendida y el cuádriceps relajado. Es similar a la anterior. El fisioterapeuta con una mano presiona en esta ocasión el borde superior de la rótula para levantar así el borde inferior.

Después con el dedo índice reforzado por el medio presiona hacia arriba contra el borde del hueso. Posteriormente realiza fricción llevando hacia delante y atrás la mano.

Tendón de Aquiles

La inflamación del tendón de Aquiles viene a ser el resultado de una carga progresiva, repetida y prolongada; comienza siendo aguda en atletas que aumentan la carga de trabajo demasiado intensamente o en sujetos entrenados que cambian de técnica, superficie de trabajo, materiales, etc.

Signos físicos:

Produce dolor al utilizar el tendón de Aquiles, o sea, en la flexión plantar contra resistencia o al ponerse de puntillas. La técnica se realizará con el paciente en decúbito prono sobre la camilla.

1. Cara anterior del tendón:

Es la lesión que nos encontramos con más frecuencia en este tendón. El paciente coloca el pie más hacia adentro de la camilla, manteniendo una flexión plantar máxima del pie.

Con el pulgar de una mano, el fisioterapeuta empujará el tendón hacia un lado, que luego se repetirá en el lado contrario; así la parte anterior del tendón es accesible al dedo índice de la otra mano ayudado por el dedo medio, aplicado con fuerza para efectuar una prono-supinación de la muñeca, haciendo girar el dedo sobre el tendón.

2. Bordes laterales del tendón:

Sacamos el pie del paciente de la camilla. El fisioterapeuta sentado o de pie, coloca su pierna para producir una flexión dorsal y así elongar el tendón. Se toma el tendón entre los dedos pulgar e índice y se imparte una fricción llevando la mano hacia atrás, hasta quedarse con un pliegue de piel o similar, ejerciendo una pinza con ambas manos y repitiendo continuamente la fricción.

3. Fibras posteriores del calcáneo:

El tobillo del paciente sobresaliendo de la camilla con una flexión de 90º; mientras con una mano sujetamos y mantenemos dicha posición de flexión, con el borde cubital de la falange proximal del 5º dedo aplicamos la FTP sobre el punto doloroso.

4. Inserción con el calcáneo:

El tendón de coloca en tensión, con una flexión de tobillo de 90º. Se busca el ángulo entre el calcáneo y el tendón. Se realiza la friccción con un movimiento de cizallamiento con los bordes cubitales de los dedos índices de ambas manos y de contraapoyo tendremos los dedos pulgares que estarán sobre el talón del pie a tratar.

Frotación con un movimiento de deslizamiento que penetra en el ángulo con un giro de la articulación intergalángica de los dedos índices.

Esguince de ligamento lateral externo de tobillo

Es el ligamento más comúnmente lesionado; su principal función es impedir que el pie se deslice hacia delante con relación a la tibia. El mecanismo de lesión suele ser la inversión del pie (una supinación con flexión plantar).

Signos físicos:

Dolor al mover el tobillo, tumefacción y edema delante del maleolo externo.

La técnica:

El problema del ligamento lateral externo es que su haz anterior es el más difícil de localizar, porque va desde la punta del peroné a la cabeza del astrágalo.

Está muy profundo y además se encuentra por debajo del ligamento anular. Cuando se produce un esguince leve, es el ligamento lateral externo, porción anterior, la que sufre la distensión, y si es un esguince más grave, se distiende también el ligamento calcáneo cuboideo.

Para localizar el haz anterior, el paciente se colocará con la rodilla flexionada, el pie en supinación y flexión plantar.

Ahí entre el maleolo externo y el cuello del astrágalo se encuentra el ligamento. quede hacia arriba. Con una mano sujeta el empeine y realiza una ligera inversión y flexión plantar sin provocar molestias.

Posteriormente se coloca el dedo índice, reforzado por el medio de la otra mano sobre el punto de distensión del ligamento que suele corresponder en su unión con el peroné más frecuentemente y se realiza un movimiento hacia delante y atrás del mismo.

La presión del dedo debe ser realizada hacia el interior y hacia arriba. La duración del tratamiento depende del momento evolutivo de la lesión. En esguinces recientes bastará con 3 ó 4 minutos de FTP, hasta poder incrementarse posteriormente a 10-15 minutos.

Si además existe edema podemos utilizar técnicas de masaje circulatorio, crioterapia, baños de contraste y técnicas de contracción y relajación muscular para evacuarlo.

Es importante completar el tratamiento con una adecuada reeducación propioceptiva, de cara a evitar recidivas y fortalecimiento de músculos como los peroneos laterales.

Si queremos localizar el ligamento calcáneo cuboideo, éste estará por delante del maleolo, en la interlínea articular, e igualmente se friccionará transversalemnte.

Aponeurosis Plantar

El paciente se situará en decúbito prono con la rodilla flexionada y extenderemos completamente el primer dedo del pie del paciente. Ahí en esa posición palparemos perfectamente la aponeurosis plantar. En esa misma zona, el fisioterapeuta friccionará con los nudillos de la 2ª Falange del 2º y 3er dedo y mantendrá continuamente el hallux del pie del paciente en completa extensión.

Sobre el autor.

© luisbernal.es