INICIO

Calma tu Dolor Lumbar

Un truco muy viejo para acallar el dolor lumbar es el de colocar una cazuela o sartén a calentar y añadirle sal de cocina o en su defecto arena de playa. Calienta todo esto a temperatura media removiendo con una cuhara de madera.

Consigue un pequeño saquito de tela y vierte toda la arena dentro de el, amarralo bien para que no se salga. Coloca la bolsita encima de la región lumbar teniendo cuidado de no quemarla. Normalmente se notara un gran alivio.

A todo esto puedes complementar el proceso de aminorar el dolor, echándote sobre el suelo en una esterilla o toalla gruesa, y en posición boca arriba, aproximadamente por unos diez o quince minutos, las piernas estarán totalmente estiradas junto con los brazos en paralelo al cuerpo y las manos con las palmas hacia arriba. 

Agregale a esta operación un ejercicio de respiración; respira de manera lenta y profunda varios ciclos que van desde absorver el aire por la nariz, hacer una pequeña pausa de cinco segundos, soltar todo el aire por la boca haciendo otra pausa de cinco segundos; para comenzar de nuevo el ciclo.

Al hacer todo esto el estrés y la tensión general se aminora.